Fiatc superiorRadio marca header

45 años de la manita del 74 del Barça al Madrid

0

Tras mas de una década de frustraciones en la temporada 73/74 sucedería un hecho que quedaría marcada en la historia del equipo Blaugrana. Es que el 17 de febrero derrotaba por 5-0 al Real Madrid.

Mora, Rifé, Torres, Costas, De la Cruz, Juan Carlos, Rexach, Asensi, Cruyff, Sotil y Marcial fue la alineación de aquel día en la que marcaron historia. Luego Tomé ingresó en el segundo tiempo. La historia particular es que el habitual arquero titular, Sadurni, no pudo jugar ya que horas antes tuvo un malestar y se decidió que no forme parte de la partida. Cabe recordar que en ese entonces el equipo militaba en la mitad de la tabla y fue allí cuando se comenzó a forjar lo glorioso que termino con la coronación de La Liga.

Si bien no es un título para la historia blaugrana casi que lo es. El club no venía muy bien es que en aquella temporada se cumplían trece años de la última Liga coronada por los culés (59/60)

En la autobiografia Johan Cruyff develó cual fue el planteo con el que lograron la victoria:

«Rinus Michels había diseñado un nuevo sistema para el encuentro contra el Madrid y todo funcionó según el plan previsto. Su táctica funcionó a la perfección. Aquella tarde, yo no tenía que jugar como delantero centro, sino un poco más atrás, lo que significaba que otros jugadores podían entrar en el espacio que se iba a crear. Era un movimiento táctico sorprendente, que no se había usado antes, pero hasta unos años después no descubrí como se le había ocurrido a Michels.

En esa época vivía en Madrid un amigo de Michels. Era Theo de Groot, con quién yo había jugado alguna vez en el Ajax. Theo, padre de Jaap de Groot, periodista deportivo, vivía al lado de la casa del defensa del Madrid, Gregorio ‘Goyo’ Benito, que solía visitar a sus vecinos holandeses. Al parecer, no sabía nada de la amistad entre De Groot y Michels, porque antes del partido contra nosotros había desvelado a su vecino toda la táctica del Madrid. El eje de su juego era que yo no tendría un marcaje al hombre, sino uno por zona, que llevaría a cabo la última línea del Madrid.

Cuando Michels supo esto, me pidió que jugara más atrás. Así, los cuatro defensas, sin nadie a quien marcar, quedarían desconcertados, cosa que beneficiaría los avances de nuestro centrocampistas. El plan funcionó perfectamente y nuestros centrocampistas pillaron por sorpresa al Madrid. Así que aquí están las grandes consecuencias que pueden tener las casualidades».

Share.

Leave A Reply