Fiatc superiorRadio marca header

Al Espanyol le toca espabilar

0

Barcelona-08-11-2014-Entrenami_54419764790_54115221154_600_396

No entraba en el guión. Sin ser alarmante, al menos sí es preocupante la poca producción de puntos del Espanyol en el arranque del actual curso. Once de treinta y tres, un tercio de los posibles y sólo dos victorias, ninguna de visitante. De la segunda, ante una depauperada Real Sociedad, hace más de un mes.

Desde entonces, dos puntos de doce sumados. Y de estar a tres de zona europea, tras bajar cuatro escalones en la clasificación se sitúa ahora a dos del descenso.

En ese tiempo, por ejemplo, el Athletic (próximo rival de los pericos) ha salido de la cola y está un punto arriba del Espanyol en la tabla. Parece evidente que al equipo que entrena Sergio González no le toca otra que espabilar para al menos llegar tranquilo al próximo parón, ya en Navidad.

Transcurrido casi un tercio de Liga, y sin entrar a discernir sobre la propuesta y el estilo de juego que pretende imponer Sergio González, resulta palmario que nadie en el Espanyol está satisfecho con la cosecha sobre el trabajo hecho hasta ahora.

El técnico, que ha probado con dos propuestas diferentes, que ha removido en el vestuario para poner a los mejores en cada momento, se encuentra con que el juego con el que soñó no fluye y los resultados tampoco.

El equipo sigue instalado en una montaña rusa y en ambas facetas depende de forma determinante del estado de gracia de jugadores puntuales: la inspiración de Kiko Casilla, la solidez de Cañas/Víctor Sánchez, la velocidad y visión de Lucas Vázquez y la producción de Sergio García/Stuani.

Intensidad. Es la palabra clave que debería definir el juego del Espanyol cada jornada. Pero que los discípulos de Sergio González sacan a ráfagas durante los partidos, bien en inicios fulgurantes, bien en arreones finales generalmente para equilibrar un resultado adverso. A falta de calidad extra no hay otra para intentar ganar que trabajar a destajo. Los devaneos en el juego son malos consejeros. Hay pruebas recientes.

El Espanyol sigue estando, en juego y resultados, a medias tintas. Como en el final del pasado curso: seis puntos de los últimos treinta y tres. O como en el arranque del mismo: quince de treinta y nueve.

El Espanyol está en la línea del convulso curso de hace dos temporadas: nueve puntos en once jornadas, que acabó con la etapa Pochettino o doce de los treinta y tres finales ya con Javier Aguirre sacando pecho por la salvación matemática.

Seguro que Sergio González utilizará este nuevo parón de Liga para advertir de la situación en que están. El calendario, hasta acabar la primera vuelta, invita a que todos se pongan muy bien las pilas. Además de a Vallecas, tres salidas imponentes: San Mamés, Camp Nou y Bernabéu. Levante, Granada, Eibar y Celta, de visita.

____

Fuente: www.mundodeportivo.com

Share.

Leave A Reply