Fiatc superiorRadio marca header

Con los deberes hechos

0

El curso 2015/16 toca a su fin. Una temporada más el FC Barcelona de Luis Enrique alcanza los días previos a las vacaciones veraniegas con los deberes hechos, muy al contrario de lo que sucede con el Real Madrid de Zinedine Zidane, que deberá esperar un examen final para poder tildar la campaña de exitosa o decepcionante. Pase lo que pase en la final de Copa, el Barça ha trabajado duro durante 365 días para poder recoger los frutos de su esfuerzo, un sacrificio que se ha visto recompensado con un nuevo título de Liga y que puede acabar convirtiéndose en doblete el próximo domingo.

En Madrid el fin de curso se vive de manera muy distinta, las declaraciones de Sergio Ramos al finalizar la última jornada de campeonato lo dejan muy claro: “Si ganamos en Milán saldremos a hombros, si perdemos acabaremos en la enfermería”. Los blancos se lo juegan todo a una carta, han vagueado durante gran parte del curso y después de intentar estudiar todo el temario la última noche saltarán al césped de San Siro sabedores que de que el cielo y el infierno se encuentran a la misma distancia, concretamente a 90 minutos.

Quizás la nota final obtenida por el Barça de Luis Enrique no sea tan alta como pudo parecer hace unos meses. La pájara que acechó al conjunto azulgrana semanas atrás dilapidó una “matrícula de honor” que parecía una realidad en su día. La que debía ser una temporada de sobresaliente se ha quedado en un simple notable, una calificación que a más de uno le parecerá pobre tras el último triplete, pero que no deja de demostrar una temporada más que las cosas en Can Barça se han hecho bien.

La prueba irrefutable de que estamos en el camino correcto nos la dan portadas como la del diario As o o el periódico La Razón, que abrían sus páginas el pasado lunes coronando a Zinedine Zidane como campeón de Liga, a pesar de que la rúa celebrada por las calles de Barcelona el domingo demostrara todo lo contrario. No hace tanto las cosas eran muy distintas, el Real Madrid se llevaba los títulos y nosotros algún que otro “Clásico” para poder decir que habíamos celebrado algo, a día de hoy en cambio las celebraciones las llevamos a cabo nosotros, mientras que en Madrid se contentan con discutirle la Liga al Barça y con que el bueno de “Zizou” haya recortado puntos a los culés.

No nos vamos a engañar, ver la final de Champions desde el sofá duele y mucho, y más para una serie de jugadores que se habían marcado como primer objetivo convertirse en el primer equipo capaz de levantar la “orejona” dos veces consecutivas. Pero a pesar de la tristeza que ello pueda generar, alcanzar ese momento con los deberes hechos en forma de Liga y posiblemente Copa, debe provocar el orgullo de una plantilla que una temporada más ha estado a la altura de las circunstancias, que podrá marcharse de vacaciones sin ninguna asignatura pendiente, algo que algunos no podrán corroborar hasta que San Siro corone al nuevo Rey de Europa.

Share.

Leave A Reply