Fiatc superiorRadio marca header

Copa América: Messi se duele tras perder la final mientras Argentina se debate entre la crítica y la gratitud

0

messi-agradecio-apoyo-los-incondicionales-1436207094666

Leo Messi expresó sus sensaciones por primera vez desde que Argentina cayó en la final de la Copa América ante Chile. El ‘crack’ agradeció el apoyo de los incondicionales a través de Facebook.

«No hay nada más doloroso en el fútbol que perder una final, pero no quiero que pase más tiempo sin darle las gracias a todos los que nos apoyaron siempre y nos siguieron bancando en los momentos difíciles», escribió el ’10’ del Barça.

Tanto en Facebook como en Instagram, los seguidores de Messi están llenando de mensajes de apoyo las publicaciones del argentino con el objetivo de contrarrestar las críticas vertidas sobre el rosarino por parte de la prensa argentina.

Junto a su publicación, Messi adjuntó una foto del escudo de Argentina.

Hay que recordar que el azulgrana está ya de vacaciones en Rosario, estando prevista su incorporación a la pretemporada del Barça para principios de agosto.

messi-tras-final-copa-america-1436178855232

‘OLÉ’, EJEMPLO DE LAS CRÍTICAS A LEO

Las críticas contra la selección argentina de Tata Martino no se han hecho esperar. El nuevo fracaso en una nueva final han provocado que desde los medios informativos argentinos, así como desde buena parte de la afición se haya criticado la actuació de Argentina en la final de la Copa América y se hayan pedido también las primeras ‘cabezas’.

No obstante, la figura de Leo Messi había quedado para algunos fuera de estas críticas. Eso sí, con algunas excepciones, como el diario deportivo argentino ‘Olé’, que en su editorial, escrita por su director Leo Farinella, es durísimo con Leo Messi hasta el punto de pedir que le quiten la capitanía de la selección de Argentina.

Este es el artículo completo:

«El equipo no dio la talla en otra final. Principalmente el capitán Messi, que deambuló por la cancha. Y ojo: esta vez no fue la poderosa Alemania sino Chile. «Es un karma, una tortura», dijo Mascherano. ¿Hasta cuándo?

Basta de excusas. Basta, por favor. Un poco de respeto para esa gente que se abrazó al televisor o llegó como pudo y gastó lo que no tiene para verlo entre miles de chilenos en el Nacional de Chile. Nada. Hay que pedir perdón, agachar la cabeza como Messi sabe hacerlo perfectamente, y darle para adelante. Apretar los dientes para la próxima vez ser un equipo más parecido a Mascherano. Está mal puesta la cinta de capitán. Terminemos con esto. El mejor jugador del mundo no nos representa en los momentos importantes. Su actuación de ayer fue, directamente, indignante. Hay veces que se puede jugar bien, otras no. Pero nunca puede uno caminar y caminar ausente mientras los compañeros se pelan el traste. Ser el mejor no sólo da derechos. También, obligaciones. Esta era la gran oportunidad para tener una revancha de lo que fue la final del Mundial en Brasil, ésa que también perdimos, pero contra la gigante Alemania. Esta vez fue una dolorosa derrota por penales con Chile, pero no es eso lo más grave. Lo que más duele es la sensación que deja una Selección amarga. Amarga de amargura y también de la otra. Mascherano, Biglia, los defensores zafan. Pero nos faltó arriba. Bah, dejemos de dar vueltas. Nos faltó Messi. Y sin Messi y sin la idea, porque no hubo ninguna idea de juego en la final que tuviera algo que ver con lo que se intentó el resto de la Copa, Argentina fue muy parecido al equipo que Sabella intentó remendar para el combate en el Mundial. Defendimos fuerte, Chile buscó pero no inquietó. Entonces, no está ahí el lío. Está más adelante. La idea de Martino puede ser muy interesante pero éstos son los momentos en los que hay que sostenerla. Porque si en las difíciles vamos a aflojar, no son tan profundas nuestras convicciones. A las ideas, en todos los rubros, las ejecutan hombres. Y hay hombres que dan la talla en las finales, en los momentos importantes, y otros que no. Corta la bocha, diría Coco Basile. Argentina no tuvo casi nunca el control del balón, no tuvo circulación, no manejó el partido. Nada de nada. Y el coraje lo mostró para bancar el cero en el aspecto defensivo. No tuvo la convicción de sentirse superior y querer ganar la final. Esta derrota duele diferente que la del Mundial. No es tan importante, por supuesto. Pero aquella vez la tristeza fue porque se escapó de las manos un gran éxito por falta de eficacia en las situaciones generadas. Esta vez nos pasó lo peor que le puede pasar a un equipo argentino. No tuvo carácter. No jugó la final con la autoridad que la juegan los que están convencidos de ganarla. Si tanto pesa el hecho de no haber ganado nada, por favor, den vuelta la página y miren con alegría la vida que tienen. Toda la presión, el respeto y el miedo que decíamos tenían los chilenos, que lo percibíamos en las calles, dentro de la cancha cambió de camiseta. A todos los que hicieron el aguante en Santiago, en Buenos Aires o en cualquier rincón del mundo que un futbolero se pone la camiseta de la Selección, hay que pedirles perdón. Como pide perdón al borde de las lágrimas Mascherano. Pero sirve el perdón del que dejó todo en la cancha.

Una nueva decepción, una nueva angustia se apodera de la Selección. Otra vez pegamos en el palo y nos quedamos con las lágrimas, mientras otros enloquecen de felicidad. Es de una crueldad impensada este final, esta final. Karma, maldición, estigma, la palabra que quieras. Pero cuando tu mejor jugador, el mejor del mundo, mira para abajo y quiere que se lo trague la tierra, se esconde en ese subterráneo que lo lleva a algún lugar lejano, baja en una estación sin nombre y se queda parado mirando una y otra vez que el tren pasa y se va… El tren pasó otra vez en una final. Es hora de aceptar el problema y tomar decisiones fuertes. Felicitaciones, Chile. Otra vez será, Argentina. Ojalá.»

ortega-messi-partido-solidario-1436207576329

«EL BURRITO» ORTEGA Y MATÍAS ALMEYDA, ABANDERADOS DE LOS AGRADECIDOS CON EL BLAUGRANA

Leo Messi ha sido el blanco de la mayoría de las criticas de los aficionados argentinos tras perder la final de la Copa América ante Chile. El jugador del Fútbol Club Barcelona no estuvo del todo acertado en el aspecto goleador aunque fue el líder de su selección desde el primer al último partido.

En defensa de Messi, Ariel «El Burrito» Ortega, uno de los mejores jugadores de la historia de Argentina publicó un mensaje en las redes sociales que decía lo siguiente: “Cómo le voy a decir «pecho frío» a un tipo que cuando tenía 11 años se inyectaba agujas solo para pelear contra una enfermedad. Cómo le voy a decir «pecho frío» a un tipo que con 11 años se fue a Europa con la responsabilidad de cargar con el futuro suyo y de su familia en sus espaldas. Cómo le voy a decir «pecho frío» a un tipo que le dijo que no al país que le dio todo y eligió al que no le dio nada. Cómo le voy a decir «pecho frío» a un tipo que tranquilamente podría estar contando guita en una playa privada y sin embargo esta intentando dejar en lo mas alto a la Seleccion de su país. Cómo le voy a decir «pecho frío» a un tipo que lo comparan con un señor que dicen fue el mejor de la historia. Cómo le voy a decir «pecho frio» a Messi? «Pecho frio», pecho frío sos vos que tratas de pecho frío a Messi”.

Por su parte, Matías Almeyda, el entrenador actual del DT de Banfield, también ha salido en defensa de las últimas críticas que ha recibido Leo Messi y lo hace con estas palabras, tal como recoge ‘Fox Sports’: “Algún día este muchacho se va a cansar y no va a querer venir nunca más. A Messi lo criticábamos hasta porque no cantaba el himno, siempre le buscamos algo. No tiene necesidad de estar. Viene a defender la camiseta de nuestro país, lo hace siempre bien y no tiene por qué cargar todo él. Son un grupo de 23 jugadores, no sólo él. Es el mejor del mundo y no se lo trata como merece”.

Ameyda apunta uno de los comentarios que más se han escuchado estos días, el hecho que los jugadores, y en este caso Leo Messi, es muy complicado que puedan tener el mismo rendimiento que en sus clubes. “Es muy difícil que repitan en la selección lo que hacen en sus clubes. Por ejemplo Messi, su equipo juega mejor que cualquier selección, es imposible que él juegue igual. Messi siempre es el mejor nuestro, pero nunca llega a ser ese Messi que esperan todos del Barcelona porque allá toca la pelota y el primer pensamiento de los compañeros es devolvérsela a él. Acá pasa todo lo contrario, es muy difícil que se la devuelvan enseguida”.

Finalmente se refiere a la pérdida de la final ante Chile: “Por qué no podemos aceptar que nos puedan ganar. Pueden ganar, no quiere decir que sean mejores porque Chile no es mejor que Argentina. Llegaron los dos mejores equipos a la final. Uno con un funcionamiento de mucho más tiempo y otro que recién lo inició. A mí me gustó Argentina, nos tenemos que dar cuenta que a veces somos superados por los rivales”.

____

Fuente: www.sport.es y www.mundodeportivo.com

Share.

Leave A Reply