Fiatc superiorRadio marca header

De estado de alarma, a estado de deconstrucción deportiva

0

Dicen que tras la tormenta sale el sol, y en eso estamos, todos atentos para ver cómo se desarrolla la desescalada y podemos volver a la vida “normal”; esa “nueva normalidad” que nos tiene a la expectativa.

Pero hagámonos a la idea de que nada volverá a ser igual en el deporte durante los próximos dos años. Desde el reinicio de las competiciones de fútbol, dónde la FIFA ya ha planteado la opción de permitir 5 cambios por partido en lugar de 3 (a realizar en tres momentos del partido y durante el descanso), opción que se implementaría desde el reinicio de las competiciones hasta la finalización de la EuroCup en verano de 2021.

Tampoco será igual el fútbol sin asistencia a los estadios, sin los ingresos de los sponsors por el concepto de hospitality y, lógicamente sin los ingresos de unos abonos que no se podrán utilizar hasta la segunda vuelta de la competición.

No todos los clubes pueden presumir de tener disponibilidad de cash hasta el año 2021 como es el caso del Manchester City (gracias a las aportaciones de sus accionistas, todo sea dicho). Sin grandes ingresos, debemos preguntarnos como podrá el F.C. Barcelona pagar los salarios de sus jugadores (no olvidemos que es el club con el mayor nivel salarial de LaLiga), y afrontar al mismo tiempo una deuda neta en torno a 800 millones; ni el Atlético de Madrid, con una deuda neta de 750 millones. Y no olvidemos que hemos mencionado dos equipos con ingresos sólidos hasta la llegada del coronavirus, porque si nos vamos a la división de plata del fútbol español, con esta nueva situación es difícil prever que vías de estabilidad económica tiene el Real Zaragoza para afrontar una deuda neta en torno a los 85 millones de euros.

Si a todo ello le sumamos unas proyecciones para nuestro querido país nada alentadoras, con un paro proyectado del 21% a finales de año y un desplome de la economía del 9,2%, quizás deberíamos empezar a presionar para que surjan más dudas en torno al regreso de la competición y pueda empezar cuanto antes; empezar previo control y aplicación de los protocolos correspondientes, por supuesto, pero también empezar a cobrar los ingresos de los derechos de televisión y salvaguardar las maltrechas cuentas de muchos clubes que de lo contrario finalizarían su andadura por los mundos del deporte.

Ramon Robert @RamonRobert1971

Share.

Leave A Reply