Fiatc superiorRadio marca header

Deberíamos aprender del baloncesto

0

Sin entrar en comparativas entre fútbol y baloncesto, hoy quiero remarcar la democracia que lleva implícita la Copa del Rey de baloncesto. La ACB todavía se está recuperando de las heridas de una crisis que dejó la competición tocada prácticamente de muerte pero poco a poco se ha ido recuperando, siendo conscientes (eso sí), que lo de antes tal como lo entendíamos ya nunca más volverá, al menos durante una buena época.

¿Por qué digo que la Copa del Rey de baloncesto es democrática? Porque desde ayer y hasta el domingo los ocho primeros equipos se enfrentan unos contra otros, y no por una fase previa muy escasa sino para empezar de entrada en unos cuartos para poder acabar la final. Y en este camino, nos encontramos equipos como la Peña con 4,5 millones presupuestados, ante un Madrid que viene de un déficit de 30 millones la temporada pasada. Y sí, a pesar de todo, David contra Goliat tienen las mismas oportunidades. A pesar de la diferencia en el bolsillo, estamos viendo que los más humildes están plantando cara y la ACB ha sido consciente de que no podía dejar perder clubes históricos, quienes realmente forman el tejido social de una competición que sin ellos, y con la nueva hornada de equipos camuflados por nombres de marca exóticos, hubiéramos perdido la empatía entre todos. Algo se está haciendo bien en la ACB, y algo se está haciendo aún mejor en Cataluña: 2 de los 8 equipos que desde ayer desfilan por Madrid son de nuestra casa: Barça y Peña. Y un Manresa que a punto ha estado de dar la campanada.

Más allá del formato de la Copa del Rey de baloncesto, si me preguntáis mi opinión personal, os diré que me gusta porque es trepidante y se disfruta mucho. Pone en las mismas oportunidades a todos los equipos que han pasado el corte de los ocho primeros. En el fútbol, ​​las cosas acaban más o menos igual pero se hacen más previsibles: el clásico entre Barça y Madrid, los que más gastan, lo tenemos dividido en dos capítulos que nos lo hacen todo un poco descafeinado. Y el Valencia y el Betis, cuarto y séptimo en la Liga con un presupuesto mayor, han tapado los efectos sorpresa que nos podrían haber dado otros equipos más modestos.

Para muchos más años, disfrutando del baloncesto.

Share.

Leave A Reply