Fiatc superiorRadio marca header

Del asombro a los aplausos

0

Restaba más de una hora para iniciar el partido y la gran noticia de la noche se había producido sin jugarse un solo minuto. Messi no estaba en el once del Barça sino en el banquillo. Había que frotarse los ojos para convencerse de una realidad tan insólita. El futbolista que lo juega todo, que solo había descansado frente al Murcia en la Copa del Rey, estaría en el banquillo en uno de los enfrentamientos ‘grandes’ de la temporada. Fue un inesperado estallido de incredulidad que desató todo tipo de especulaciones. ¿Molestias? ¿Rotaciones? ¿Descanso? ¿El Valencia? Desde el club se aseguraba que era una decisión técnica. Nada de problemas físicos.

La afición se fue tranquilizando cuando se vio a Leo conversando distendidamente con Higuaín en el túnel de vestuario.. Sentado al lado de José Ramón de la Fuente, el técnico de porteros, se le observaba distendido y sonriente.

La respuesta llegó con Valverde, claro. El técnico la comentó que imaginaba un guión largo y duro y que tenía mucha acumulación de partidos, demasiada carga, y decidió que era un buen momento para parar, aunque se tratara del mejor jugador del mundo. No entrar en el once con un crack mundial sabía que era arriesgado. Sobre todo si se perdía. Una decisión que calificó de natural y que relativizó. Evitó, eso sí, abundar en detalles. Ni cómo se lo dijo ni si lo pactó. Carácter interno.

Leo calentó en medio de la ovación de la grada del Juventus Stadium que derivó en una ovación cuando entró en el campo. Y eso que era el equipo ‘bianconero’. Ingresó en el campo con 0-0 y sin fluidez ofensiva. Le dio tiempo para armar algunas jugadas y desenfundar. Fue el ideólogo de la jugada más clara, una genial apertura a la izquierda a Digne, el error de Cuadrado y el centro del francés a Suárez en lugar de chutar. Tiró alguna falta y probó algunos regates.

Share.

Leave A Reply