Fiatc superiorRadio marca header

Doble o nada, no va más

0

No es muy propicia la frase «doble o nada» o «no va más» en estos momentos en que el ministro Garzón ha aprobado la nueva ley que regulará el juego en nuestro país. Pero es perfecta para aplicarla a las próximas elecciones del FC Barcelona.

Cualquiera de los candidatos que salga elegido en las inminentes elecciones asumirá un cargo de riesgo, y una apuesta a todo o nada en la gestión del club, ya que la herencia que recibirá requiere de gran esfuerzo e imaginación.

El primer paso para acceder a la presidencia de tan codiciado cargo es ser socio del club por un periodo mínimo de 10 años (en el caso de su eterno rival, se necesitan 20 años seguidos como socio). Una vez logrado el primer hito, nos encontramos con una de las primeras barreras económicas; es decir, tendrán que avalar el 15% del presupuesto del club. En tiempos ya olvidados, ese 15% podría ser asumido por un mayor número de candidatos que en la actualidad (el aval de Sandro Rosell en 2015 era de 60 millones de euros, mientras que Joan Laporta en 2003 debió avalar por 35 millones). El nuevo presidente tendrá que depositar avales por 135 millones aproximadamente, lo que significa un incremento sustancial respecto a sus antecesores.

Esto sería un mal menor si no fuera por la situación a la que se enfrentará el nuevo inquilino de la casa blaugrana. Por un lado, debe afrontar un periodo de crisis económico-sanitaria que nos está dejando el dichoso Covid. Continuará analizando una herencia de proyectos ya iniciados y firmados tales como el desarrollo del Espai Barça por un valor de 815 millones, y subiendo al mismo ritmo que los días van transcurriendo.

Los patrocinadores más relevantes del club están llegando al final de sus contratos y, visto lo visto con la situación actual, sus renovaciones reportarán un menor ingreso al club (Rakuten está pagando 55 millones de euros por temporada, excluyendo los bonus por títulos, mientras que Beko tiene un patrocinio por temporada de 19 millones).

Y como a los queridos lectores lo que les interesa es que ruede el balón y que sus estrellas lo den todo, también deberá el próximo presidente gestionar y reorganizar la parcela deportiva con un primer equipo que tiene el mayor nivel salarial de Europa y con un buen número de sus jugadores en la fase final de su rendimiento para el nivel requerido en el FC Barcelona.

Dada la situación, doble o nada para el próximo mandato en el club azulgrana.

Ramon Robert @RamonRobert1971

Share.

Leave A Reply