Fiatc superiorRadio marca header

El árbitro no estuvo al nivel del escenario

0

El ex futbolista del Dream Team Julio Salinas empezó su Ronda de ayer alucinando con la visión de Pérez Mojica de lo sucedido en Old Trafford y, aún entendiendo la euforia por la clasificación y el momento de bonanza merengue, no entendió las reflexiones futbolísticas del periodista. Salinas le recordó las propias palabras de Mourinho sobre el mal juego desplegado por los suyos y también destacó que los cambios efectuados por el luso no fueron buenos sino sencillamente correctos. Siendo las expulsiones una de las jugadas más fáciles de interpretar por los entrenadores, en este caso solo tuvo que quitar al defensa que cubría al delantero expulsado e introducir a un mediapunta que acercara el gol al equipo, algo a lo que el Madrid estaba además obligado por ir perdiendo. Un cambio, en definitiva, que cualquiera podría haber interpretado.

Salinas recordó los partidos de los que venía el Madrid y aseguró que las facilidades dadas por los blaugranas y su juego ofensivo que beneficia las contras blancas no ayudaron a los blancos a preparar el partido del martes. Un partido en el que el Manchester jugó como el Madrid le juega siempre al Barça y que, de no ser por la expulsión, seguramente le habría resultado a Ferguson.

Preguntado por la actuación arbitral, el colaborador no quiso ir más allá e interpretar la voluntariedad o no del turco en las jugadas dudosas. En cualquier caso, sí se mostró crítico con la UEFA y con la designación de ese colegiado para un partido tan importante. Para Salinas, un encuentro tan decisivo y entre dos equipos de esa grandeza y que mueven tanto a su alrededor, merecía un mejor árbitro. Cuanto menos, proveniente de ligas más duras y de mayor nivel que la turca. Sin ir más lejos, la expulsión a Nani no fue roja según el reglamento pero incluso pudiendo haber sido naranja, un buen árbitro nunca se habría cargado el partido de esa manera, un partido que hasta entonces estaba siendo igualado, vibrante y limpio.

Sobre la gran actuación del portero Diego López, el contertulio se mostró convencido de que el gran estado de forma del guardameta ayudará a Mourinho en su defensa de la suplencia de Iker pero que no será el único motivo. No es ningún secreto que la relación entre Casillas y Mou dista de ser buena y Diego López, junto a esa mala relación, será la excusa ideal para sentarlo en el banquillo y no hacerle partícipe de los encuentros más decisivos, es decir, de los europeos.

Ya en tiempo de Barça, Salinas estuvo convencido de que el pase a cuartos del Madrid añade presión al conjunto blaugrana y recordó que tener al eterno rival fuera de una competición en la que tú peleas siempre es mejor, pues si quedas apeado de ella no es tan desastroso como si el otro se mantiene, ni qué decir de si la gana. Dicho esto, el ex futbolista pidió olvidarse por unos días de lo que sucede en la capital y centrarnos en lo nuestro, que falta hace.

Preguntado por las críticas que ha recibido el equipo y si son justas, Salinas no creyó que estas estén fuera de lugar y aseguró que responden con honestidad y constructividad a una situación que es claramente anómala y que el aficionado ha detectado. Se notan los problemas físicos, se nota la ausencia de un líder en el banquillo, se nota la falta de jugadores tirando del carro sobre el césped… En ese sentido, el contertulio opinó que la comida de ayer sirvió tanto para poner algunas cosas sobre la mesa e intentar arreglarlas como para desconectar de la rutina diaria y sacar hierro a la situación, algo que en el deporte de nivel funciona más de lo que se puede llegar a pensar.

Share.

Leave A Reply