Fiatc superiorRadio marca header

El área deportiva del Barça, a debate

0

El área deportiva del FC Barcelona se ha convertido en un hervidero de rumores. Ya sea con más o menos fundamento, no hay cargo dentro de los despachos de la Ciutat Esportiva que no sea motivo de especulación.

Bartomeu y la plana mayor de su junta se encuentran en plena fase de análisis. La reflexión se impone a final de cada ejercicio, y más cuando es obvio que se han producido desajustes importantes a lo largo de la temporada (problemática de cantera, descenso Barça B, salidas bloqueadas y fichajes en modo suspense a todos los niveles…). Bartomeu y su círculo más estrecho de colaboradores trabajan en paralelo con distintos escenarios. Uno apuesta por la continuidad con retoques, otro se decanta por un golpe de efecto importante y, por último, el tercero incorpora ajustes puntuales con algún que otro relevo de peso.

Semejante debate prolongado en el tiempo se ha traducido en todo tipo de filtraciones con diferentes matices. A los más radicales les ha faltado tiempo para dar pábulo a todo tipo de destituciones, empezando por la cúpula del área deportiva y acabando en la estructura del fútbol formativo. Por supuesto, otros se sienten cómodos negando el debate y mucho menos el baile de nombres.

El presidente y su núcleo duro sí se han planteado cambios y directores deportivos como Ramón Planes sí han recibido llamadas telefónicas para evaluar su predisposición a incorporarse al FC Barcelona. De ahí a ejecutarlos media un abismo. De la misma forma, técnicos de la casa también están advertidos sobre posibles cambios y ascensos en el organigrama del fútbol formativo. Las opciones están sobre la mesa a la espera de llegar a conclusiones finales.

En el Barça nadie se atreve a posicionarse de forma contundente. Bartomeu es de lo más reservado y su entorno pide tiempo antes de desvelar el capítulo de conclusiones. Entre otros motivos porque algunos de los ejecutivos finalizan contrato el 30 de junio y, en caso de no renovar, su relevo se entiende como algo natural y no producto de purga alguna.

La estructura técnica del Barça 2018-19 presentará cambios, aunque todo apunta a que la revolución está descartada. Se intuyen ajustes en busca de un impulso que arranque en el primer equipo y se acabe plasmando en la cantera. El presidente y su junta, de inicio, exigen una evolución.

Share.

Leave A Reply