Fiatc superiorRadio marca header

El Balón de Oro, de chiste

0

El periodista perico Tomás Guasch empezó su Ronda de ayer relativizando el premio Balón de Oro que ayer se concedió a Messi por cuarta vez consecutiva. Para el contertulio, un premio que no ha reconocido a gente como Raúl, Xavi o Laudrup y que anoche colocó a Iniesta por detrás de Cristiano Ronaldo cuando el manchego fue considerado el mejor jugador de Europa hace pocos meses, demuestra no tener ninguna razón de ser. Y, en opinión de Tomás, el primero que se tomó esto a broma fue el ganador, pues Leo votó a su amigo Kun Agüero en una decisión entre ridícula y absurda.

En cuanto a la ausencia de Mourinho en Zurich, Guasch pidió no buscar teorías absurdas o explicaciones rocambolescas para entender lo que pudo llevar al portugués a no asistir al acto. Sencillamente no fue porque es un ser extraño, buen entrenador pero con particularidades propias de los pequeños genios. Un grupo social en el que también merece estar Guardiola, que ayer viajó desde Nueva York porque sabía que no iba a ganar el premio a mejor entrenador pero que, de saberse ganador, seguramente se habría quedado en Estados Unidos y como mucho entrar al acto por videoconferencia. Lo dicho, genios excéntricos.

El periodista encaró como pudo el debate sobre el 4 a 0 del Barça al Espanyol y cargó contra los que aseguran que son una filial del Madrid, cuando los resultados pericos en el Bernabéu y en el Camp Nou no dicen eso. Para Tomás, lo visto el domingo es lo que tenía más números de suceder y lo mismo debió haber pasado en Madrid cuando los blancos tuvieron oportunidades clarísimas tras el 2 a 1. Pero la suerte y el poco acierto blanco hicieron el resto, algo a lo que los blaugranas no dieron opción. Se enfrentaron una de las peores versiones pericas con el mejor Barça de la historia, por lo que el resultado fue lo de menos.

Sobre los problemas que está teniendo el Madrid con la portería y las decisiones de Mourinho, el colaborador consideró que el mayor problema es que nadie se crea al luso cuando éste dice que se trata de una decisión técnica. De ser así, Mou tendría todo el derecho de considerar que Casillas no está como debería y que poner a Adán unos cuantos partidos servirá para que Iker se ponga las pilas. Pero la cuestión no es únicamente deportiva y la afición lo sabe, por eso no le compran sus explicaciones al portugués.

 

Share.

Leave A Reply