Fiatc superiorRadio marca header

El Barça se deja la Liga ante el Atlético (2-2)

0

LaLiga del confinamiento llega a su recta final y el Barcelona cada vez está más lejos de luchar por el título. Al empate en Vigo le ha seguido otro ante el Atlético que le puede dejar a cuatro puntos del Real Madrid si los de Zidane ganan al Getafe. No es que jugara mal el cuadro de Setién, pero se midió a un rival en racha y mejor físicamente que fue merecedor al empate. Un gol en propia puerta y tres penaltis no deslucieron un partido vibrante en el que los jugaron a ganar sin especulaciones. 

El partido empezó a jugarse ya una hora antes con el anuncio de las alineaciones. Sorpresas en ambos onces con Griezmann y Joao Félix suplentes. Una declaración de intenciones de ambos entrenadores con la presencia de Riqui Puig en el Barça buscando más velocidad en el ritmo de juego y de Correa en el Atlético de cara a un equipo más físico de inicio. La presencia del canterano culé provocó un cambio se sistema a un 4-4-2 con rombo dejando a Suárez y Messi en la punta de ataque.

En el intercambio de golpes inicial, Oblak rechazó un chut de Rakitic tras recuperación del croata y, poco después, Costa desviaba a córner una falta lateral, como un córner corto por mano de Saúl, con la que Messi trató de sorprender de forma directa. El saque de esquina que acababa de ceder Diego Costa acabó en el 1-0, después de que el lanzamiento de Leo al área tocase en el propio delantero atlético lo justo para despistar a Oblak.

Volvió Costa a ser protagonista apenas cinco minutos después al no acertar a transformar un claro penalti de Vidal. Ter Stegen adivinó la intención de Diego Costa y detuvo el penalti, pero ahí intervino Mateu Lahoz e hizo repetir el lanzamiento. Costa había evitado un gol de Messi, se había marcado un gol en propia puerta y había fallado un penalti en apenas cinco minutos.

Felipe hizo otro penalti a Semedo. La pena máxima la aprovechó Messi para marcar su gol 700 … ¡de ‘panenka’! Una efemérides así, merecía un penalti con esa personalidad.

Ter Stegen casi detiene un segundo penalti, cometido de forma absurda por Semedo, que de este modo tardó diez minutos en compensar su buena acción del 2-1. Yannick Carrasco volvió a ganarle la espalda y el lateral portugués, con su rodilla, tocó la pierna del rojiblanco lo justo para desequilibrarlo. Saúl volvió a empatar el choque desde los once metros.

Simeone metió en el campo a Joao Féliz. Después a Morata. Setién tardó mucho más en mover el banquillo. Le gustaba lo que estaba viendo. Iban cayendo los minutos, las piernas se iban cargando y el empate penalizaba más al Barça, que se alejaba más del título de Liga

Share.

Leave A Reply