Fiatc superiorRadio marca header

El Barça vence a un digno Eibar

0

Ocho partidos en primera, ocho derrotas, y dieciséis goles encajados en las visitas en el Camp Nou. Pocos balances tan contundentes como el del Eibar contra el Barça hasta hoy, y el guarismo del Camp Nou (3-0), en primera instancia, aparece como un capítulo más de la serie. El cierto es que los de Valverde no se han sentido cómodos en fases extensas del partido, y que han goleado porque Messi, Suárez y Coutinho han estado inclementes cuando el Eibar ha entreabierto la puerta de su retaguardia. Pero el match ha acabado dejando, entre los 71.000 espectadores del Camp Nou, una firme sensación de placidez, necesaria después de la decepción a la Copa y antes del intento de remontada del próximo jueves.

El Eibar ha pisado lo Camp Nou mostrándose paciente y con las ideas claras, buen intérprete del coherente libreto de Mendilibar. A pesar de un medio del campo bregador, con Diop y Escalante, no ha levantado ninguna fortaleza inmóvil ante sus dominios y ha buscado la esférica, justamente cuando Valverde había priorizado el control en las ojeadas con la entrada de Coutinho y Arthur al equipo titular. El Barça se encomendaba a las virtudes de Messi, incluida la fructífera conexión con Jordi Alba, pero afanaba en crear peligro real. Eso sí, el Eibar disponía una línea defensiva altísima, arriesgada; y en la primera ocasión que los azulgranas han podido combinar con velocidad y al primer toque a los tres cuartos, ha llegado el 1 a 0. Sergio Busquets, Coutinho y Luis Suárez han ensartado cuatro fugaces pases culminadas por una asistencia del brasileño al uruguayo, que ha vencido Riesgo -nombre redondo por el planteamiento de su equipo- para marcar su primer gol en el Camp Nou desde el hat-*trick contra el Madrid (1-0, 19′).

No se han desviado del guion los visitantes, haciendo camino sobre todo por los lados. Del derecho ha venido una esférica, servida por Rubén Peña, que el menorquín Enrich, con el jefe, ha enviado a centímetros de la creueta(28′). El Barça también ha tenido opciones por los extremos, más vistas en el Camp Nou pero no por eso menos peligrosas, pero Suárez no ha sabido interpretar la mejor de las centradas de Jordi Alba (32′). El Eibar buscaba a menudo Cucurella y el ex del Espanyol Jordán, dos futbolistas capaces de enviar pelotas a zonas sensibles y con una lógica motivación especial. Quien más ha inquietado la parroquia local antes del descanso, pero, ha sido el árbitro Gil Manzano, que ha rechazado sancionar una caída de Coutinho, cargado por Rubén Peña (43′).

Al lado azulgrana aparecía más Lenglet, para escupir las pelotas que continuaba introduciendo en el área un Eibar digno, que no Messi, dolorido momentáneamente por una patada de Bigas. En la acción siguiente, pero, el argentino ha sintetizado el castigo que sufren a menudo en el Camp Nou los equipos como el vasco, briosos pero vulnerables cuando cometen un error. Arbilla ha perdido la esférica en la construcción del ataque ante el argentino, que se ha asociado con Coutinho y Suárez, ha pulsado el acelerador ante el último defensor rival y ha rematado a barraca (2-0, 53′). El de Rosario ha marcado por cuarto partido consecutivo y ha firmado su gol 400 a la Liga, circunstancia única en la historia de la competición.

Dos goles de ventaja desgarran cualquier plan, y un Barça liberado ha desmenuzado un Eibarfrustrado, desconectado. En cuatro minutos, del 55 al 59, Suárez ha estrellado un golpe de ningún franco al cuerpo de Riesgo, Messi ha comunicado su remate al portero visitando en un mano a mano prometedor, y Suárez ha acabado rubricando un doblete inapelable. Sergi Roberto ha estado muy hábil, en una contra local, al servir rápidamente un fuera de banda; la asistencia manual ha habilitado el uruguayo, que ha sorprendido Riesgo con un remate de punxot con poco ángulo (59′).

Con el match resuelto, el equipo de Mendilibarha podido endulzar la derrota con remates de Sergi Enrich (65′), Orellana (71′) y la más clara, del argentino Pablo de Blasis (73′), que ha topado con un muy situado Ter Stegen al palo corto. Al lado culé, Valverde ha aprovechado para administrar la carga de minutos de sus jugadores: descanso para Busquets, Arthur y Sergi Roberto, relevados por Arturo Vidal, Dembélé y Semedo. Era el partido soñado por los cronistas, que podían cuadrar sus piezas con tiempos de sobra: pero, después de una carrera en apariencia irrelevante, Luis Suárez, único punta disponible, se ha posado la mano al muslo y ha agrietado la tranquilidad que habían labrado sus compañeros.

Share.

Leave A Reply