Fiatc superiorRadio marca header

El Barça vuelve a dejarse puntos

0

Volaron los dos primeros puntos de la Liga en el Camp Nou después de firmar tablas arrancado por un buen Celta con la ayuda inestimable del árbitro, el señor Melero, que no dio por válido un tanto legal a Luis Suárez en el primer tiempo y enervó del Camp Nou con una serie de decisiones polémicas en el tramo final del partido. Dos dianas de Messi y Suárez remontaron el tanto inicial de Iago Aspas, que anotó el 2-2 definitivo de un Celta sobresaliente que supo jugarle al Barça. El conjunto azulgrana, sin embargo, pudo ganar gol legal anulado, dos tiros al palo y falta para Messi en el último minuto del tiempo extra.

El argentino tuvo uno de esos encuentros en los que hace de todo. O casi. Le faltó marcar en esa falta final. Dirige, asiste, dribla, marca… Pero no bastó. Fue un día más el faro del Barça, jugando cerca del área porqueValverde dispuso un 4-4-2, con Paulinho de mediapunta y dejando arriba a Leo y Luis Suárez, con pasillos para las subidas de Alba por un lado y Rakitic o Sergi Roberto por el otro. Luis Suárez sigue lejos de su mejor puesta a punto, por lo que saca poco rédito a su brega incesante, aunque logró un gol y le anularon otro legal.

La presencia de un árbitro apellidado Melero en el Camp Nou no podía acarrear nada bueno. Y no lo hizo. El trencilla fue una catástrofe. Al primer minuto de juego ya había amonestado a Luis Suárez por una falta sobre Sergi Gómez en la que el central celtiña se dislocó el hombro y tuvo que ser sustituido.

Y más adelante, en los mejores momentos del Barça en el primer tiempo, anuló un gol a Luis Suárez por fuera de juego inexistente.

Lo pasó mal el Barça ante el Celta, por el horario, por la extraña sensación de jugar con el sol de cara, por el árbitro y por la buena puesta en escena del conjunto de Unzué, que presionaba la salida de balón de los azulgrana, se replegaba bien cerrando espacios y salía al contragolpe en cuanto tenía ocasión.

En uno de esos contragolpes, Iago Aspas tiró el desmarque ante una defensa muy adelantada y recibió de Brais al hueco. Piqué rompía el fuera de juego y el celtiña marchó a placer. Ter Stegen repelió el primer remate de Maxi Gómez tras el pase de la muerte de Aspas, que no perdonó tras recoger el rechace del meta.

 En dos minutos empató Messi, al recoger un pase de Paulinho cuyo destinatario inicial era Suárez tras una pared entre el brasileño y el uruguayo. Messi controló en la frontal del área, encaró y marcó.

Con el gol, se pusieron en marcha los mejores minutos del Barça, pero ahí apareció Melero, anulando el gol legal de Suárez tras pase al espacio de Messi. Poco después Leo remataba al palo tras jugada personal y Paulinho, solo, remataba de cabeza para provocar un paradón de Rubén Blanco.

Paulinho perdonó el segundo tras recibir de Messi, recortar ante la salida de Rubén Blanco y rematar desviado sin portero . Fue Suárez quien, después de una tarde especialmente desafortunada, anotó el segundo, que remontaba el partido tras acción, por supuesto, de Leo. Jugadón entre Messi y Alba, con pase magistral de Leo, centro del lateral y remate del uruguayo.

Rubén Blanco volvió a salver al Celta con otro paradón en otro remate de cabeza, esta vez de Messi, y poco después el Barça echó de menos ese gol.

Nuevamente marchó Aspas, encarando a Umtiti, que quedó clavado y roto. Su pase lo remató a gol Maxi Gómez.

 Paulinho remató alto y Piqué tiró al palo tras recibir de Messi y driblar al meta, con lo que los últimos minutos se convirtieron en un drama con el partido roto, intercambio de ataques y nervios por los dos puntos que se escapaban, los primeros de la temporada en el Camp Nou, en un trami final en el que el Celta recurrió a todo tipo de hosquedades, como la que dio lugar a la falta que Messi lanzó en el último suspiro y que dio en la barrera antes de salir fuera.
Share.

Leave A Reply