Fiatc superiorRadio marca header

El “Clásico” del aperitivo

0

Los “clásicos” son con diferencia los partidos más especiales del año. Esperamos pacientes durante toda la temporada a que llegue el momento de medirse al eterno rival, para poder reír o llorar junto al resto de aficionados las victorias o las derrotas que nos brinde nuestro equipo. Se podría decir que un Barça – Madrid o un Madrid – Barça no nos puede sorprender. Que ya lo hemos visto todo. Pero lo cierto es que estamos muy equivocados. Y la prueba la tenemos en el “clásico” del próximo sábado.

Y muchos se preguntarán “¿Qué nos falta por ver en un duelo entre azulgranas y merengues?” Es cierto que hemos disfrutado hasta de lo más impredecible. Hemos visto al Barça pasearse por el Santiago Bernabéu, con un Johan Cruyff majestuoso que guio a los barcelonistas hasta la victoria más abultada de la historia en terreno hostil. Hemos visto como Raúl enmudecía el coliseo azulgrana para éxtasis de la afición blanca. A Stoichkov pisando a un árbitro como abanderado de la impotencia. A Toni Bruins Slot y a Gerard Piqué levantando sus respectivas manos con sus 5 dedos extendidos, mostrándolos orgullosos a una afición enloquecida.

¿Qué nos falta por ver? Si hemos sido testigos de pasillos en ambos bandos. Si hemos asistido a numerosas exhibiciones futbolísticas por parte de Messi y Cristiano Ronaldo, generando toneladas y toneladas de bilis en la afición rival. Si hemos visto cabezas de cerdo volando y cayendo sobre el césped del Camp Nou para avergonzar a Luis Figo. O a Mourinho quedando a la altura del betún agrediendo al tristemente desaparecido Tito Vilanova. ¿Qué nos puede sorprender del próximo Madrid – Barça que no hayamos visto ya? Ya se lo digo yo. El horario.

Y es que este “clásico” será novedoso en una cosa muy concreta. Se jugará a una hora a la que para nada estamos acostumbrados. Para muchos es una falta de respeto al aficionado. Las 13.00h. La hora del aperitivo. La hora en que bajas a comprar el pan. La hora de pasear al perro. La hora de hacer muchas cosas menos una… ver un “clásico”. Lo hemos vivido a casi cualquier hora “futbolera” del sábado y el domingo pero nunca ante de comer.

Si la noche anterior se alarga más de un adolescente deberá hacer algo que nunca ha hecho; ponerse el despertador para ver jugar a su equipo. Lejos quedan pues las cenas con amigos y familiares que se juntan para ver el Barça – Madrid. En este ocasión tocará tomarse un vermut para que, cuando el árbitro de por finalizado el choque, demos paso a un buen plato de lo que se haya cocinado en casa.

El “clásico” de las 13h no deja de sembrar un precedente. Algo que en un futuro, y de repetirse en más ocasiones, puede parecernos hasta normal. Tocará acostumbrarse. No hay de otra. Al otro lado del mundo podrán sentarse a cenar mientras ven un Real Madrid – FC Barcelona, un placer que hasta ahora nos correspondía a nosotros. Pero el refranero español tiene también un dicho para la ocasión; “el que paga manda”.

Share.

Leave A Reply