Fiatc superiorRadio marca header

El efecto “Valverde”

0

Tranquilo. Sosegado. Incluso confiado diría yo. De esta guisa se presentaba Ernesto Valverde en la sala de prensa del Santiago Bernabéu, instantes después de que su equipo fuera poco menos que vapuleado sobre el césped del coliseo blanco. Todo pintaba de color negro. El Real Madrid había pasado por encima de un Barça apático, desconocido. Y Neymar acababa de abandonar el club y no parecía que suplir su baja pudiera ser tarea fácil.

Era el momento perfecto para estallar, para denunciar la negligente política de altas y bajas que año tras año pone en evidencia a la dirección deportiva de este club. Era el momento para soltar una “puyita” a Bartomeu, reclamando la llegada de jugadores contrastados y de calidad que mejoraran la plantilla del año pasado. No obstante, todo lo que salió de la boca de Valverde en aquella rueda de prensa fue autocrítico y motivador. Autocrítico porque reconocía los errores que él y su equipo habían cometido. Y motivador porque a pesar del varapalo sufrido avisaba con la siguiente frase: “Esto acaba de empezar y el año es muy largo”.

Los días pasaban. Las redes sociales echaban humo en clave culé, todavía dolidas por la triste puesta en escena del equipo frente a un rival tan especial. Valverde seguía trabajando. Ajeno a todo lo que sucedía a su alrededor. A la imposibilidad de la directiva por traer a los jugadores señalados y a la avalancha de críticas que recibía la dirección deportiva desde todo tipo de medios de comunicación. Trabajaba en un concepto que debía ser la seña de identidad del nuevo Barça, un concepto que no había resultado como se esperaba en la Supercopa de España, la fortaleza defensiva.

Menos de un mes después nos encontramos con que todo ha cambiado. Paso a paso el equipo se ha vuelto a ganar la confianza de su público. A base de victorias, de exhibiciones de Leo Messi y de esa deseada fortaleza defensiva. 12 goles a favor en 4 partidos oficiales y 0 en contra. Esos son los números del Barça de Valverde tras el batacazo del Bernabéu. Unos números que lo han llevado a ser líder de la Liga ya en la jornada 3. Y a superar al subcampeón de Europa por un claro 3 a 0 en el primer encuentro de Champions.

Mientras tanto, el Real Madrid que maravilló en los 180 minutos de clásico veraniego se ha deshinchado como un globo. Cediendo 4 puntos de los 9 disputados hasta el momento en competición liguera. Incapaz de superar a Valencia y Levante en su propio estadio. Con Morata en Inglaterra, Mariano en Francia, Cristiano en el dique seco y Benzema en modo escopeta de feria la famosa pegada blanca se ha visto seriamente perjudicada en las últimas semanas. Un factor que por supuesto puede y debe cambiar en los próximos encuentros.

Como bien decía Valverde esto es muy largo y justo acaba de empezar. Hoy estas arribar y mañana estás abajo. Hace menos de 30 días el Barça era un sucedáneo de equipo. Una caricatura de lo que había sido años atrás. Y pocas semanas después parece de nuevo un equipo fiable que, si bien falto de individualidades, parece haber encontrado su identidad a través de la solidez que tanto le gusta inculcar al “txingurri” a sus equipos.

Valverde sabe que el Barça está acostumbrado a ganar los títulos desde su delantera. Una potencia atacante que hasta ahora permitía un tanto de dejadez atrás porque era capaz de anotar entre 3 y 4 goles por partido. Este factor ha cambiado. Neymar no está. Suárez pasa por su peor momento de forma desde que vistiera la camiseta del FC Barcelona. Y Dembélé no es ni será nunca un goleador nato. Por lo tanto tan solo Messi asegura efectividad de cara a puerta.

Conocedor de todos estos factores el ex técnico de Athletic sabe que los éxitos del conjunto culé dependen ahora de otro tipo de cualidades. Como una defensa extremadamente sólida y un centro del campo de menos florituras y más trabajo táctico. Por ahora lo está consiguiendo. Todavía es muy pronto para afirmarlo, pero el efecto “Valverde” parece que empieza a dar sus frutos. A falta de Coutinho, Seri y compañía sin duda el del “txingurri” es el mejor fichaje de esta pretemporada.

Share.

Leave A Reply