Fiatc superiorRadio marca header

El Espanyol ya piensa en el derbi

0

Aferrados a las poquísimas opciones de acabar clasificados para ir a Europa la próxima campaña, sobre todo tras el 2-0 en Riazor del pasado domingo, pero esperanzados ante la ocasión de poder brindar un buen cierre de la Liga en casa, tanto Javier Aguirre como sus jugadores tienen ya el pensamiento puesto en la visita del Barça el próximo domingo a Cornellà-El Prat.

Recinto en el que, por cierto, todavía el Espanyol no ha logrado doblegar a su rival ciudadano, dado que la última victoria del Espanyol como local se remonta a mediados de enero de 2007.

Un 3-1 en Montjuïc, de la mano de Ernesto Valverde, con goles de Luis García, Tamudo y Rufete, para desespero del entonces entrenador del Barça, Frank Rijkaard. Desde entonces, tres empates y dos victorias del Barcelona en el feudo perico ha sido el balance.

Llega el derbi ahora con el Barcelona proclamado flamante campeón de Liga y el Espanyol salvado, en tierra de nadie. Y, como casi siempre, presidido por la polémica.

Ahora, por el pasillo de rigor al campeón. Si bien la entidad blanquiazul ya avanzó que lo harían por cortesía, desde diversos frentes del espanyolismo se promueve desde hace días darle la espalda desde la grada al acto en cuestión.

En el plano deportivo, y por lo que respecta al Espanyol, Aguirre tiene la misión de cambiar el chip de sus jugadores. Eso, porque desde que los pericos lograron matemáticamente la permanencia ganando (0-2) al Getafe cinco jornasdas atrás, ni la opción de luchar por Europa les ha mantenido con suficiente tensión.

Los números indican que han sumado un punto de los últimos doce: el empate (1-1) contra el Real Madrid en Cornellà-El Prat. Los tres pulsos restantes los han solventado con otras tantas derrotas (0-1 ante el Granada; 3-0 contra el Sevilla y 2-0 frente al Deportivo). Además de marcar un solo gol en ese trecho (el peor de toda la etapa Aguirre) y encajar siete, el equipo ofreció su peor versión ante el Sevilla y contra el Granada.

Javier Aguirre, que el domingo pidió a sus jugadores profesionalidad y compostura para afrontar el derbi, tiene aún clavado el 4-0 del Camp Nou. Partido, a decir del técnico, peor jugado de todos cuantos ha dirigido hasta ahora al Espanyol. Técnico y jugadores dispondrán el domingo de una nueva oportunidad para redimirse.

Fuente: www.mundodeportivo.com

 

Share.

Leave A Reply