Fiatc superiorRadio marca header

El FC Barcelona accede a la final sufriendo

0

Leo Messi y Luis Suárez dieron el golpe encima de la mesa cuando peor estaban. Su tanto fue fundamental para superar al Atleti y hacer valer el 1-2 de la ida. El conjunto azulgrana espera rival del enfrentamiento que jugarán Alavés y Celta. Acceder a esta final fue una misión ardua, los partidos contra el Atlético de Madrid siempre tienen un plus de motivación, ya que no da nada por perdido. El partido fue trepidante con diversas alternativas, a pesar de estropear el encuentro la mala actuación de Gil Manzano, que perdió los papeles en la segunda parte. El FC Barcelona acabó con nueve futbolistas y el Atlético con diez.

El conjunto azulgrana volvió a ceder casi toda la primera parte a merced de un Atlético de Madrid que enseñaba los dientes y apretaba la salida de balón con un Barça errático y insólitamente el conjunto colchonero tenía la iniciativa. Cada balón perdido era un sobresalto en el área azulgrana, aún así hubieron únicamente un par de jugadas claras del equipo del Cholo. Un contraataque que Carrasco no acaba de definir y Cillessen se lució y otro en que Koke dispara fuera del área centrado, pero el guardameta holandés aguanta muy bien la posición y para sin problemas. El FC Barcelona llegó a perder 23 balones y se paseaba por el área con mucho riesgo, mientras los jugadores del Atlético eran tiburones que olían sangre.

Por suerte el Barça, fue capaz de conectar alguna jugada y permitir que Messi y Suárez que se encontraban muy solos y no recibían apenas balones. El centro del campo inicial con Rakitic,Gomes y Suárez no cuajó y se notó mucho, ya que el Atlético obligaba al Barça a jugar en largo. El equipo de Luis Enrique tras sufrir mucho, cuando puso una marcha más intentó mejorar las cosas, eso sí costó acercarse al área colchonera, en el minuto 27 Leo Messi puso a prueba a Moyá con un disparo lejano.

En el minuto 43 una rápida acción que inicia André Gomes asiste a Messi que conduce de maravilla dejando atrás a dos rivales y tras el disparo, rechaza el balón con la mano Moyá y Luis Suárez atento define a la perfección. 1-0 al borde del descanso y fue un alivio, aunque el guión para el Atlético de Madrid era el mismo marcar mínimo dos goles para forzar la prórroga.

La segunda parte hacía presagiar un encuentro distinto con un Barça controlando un poco más la situación y un Atleti que perdió un hombre fundamental en el eje de la zaga Godín que fue sustituido por LucasHernández, al que el Camp Nou condenó antes de ser juzgado por sus problemas con su pareja También Correa entró por Gaitán. El partido parecía estar más relajado, el cansancio hacía mella en los futbolistas rojiblanco tras su demoledor desgaste en el primer tramo del primer tiempo. El Barça iba jugando con dos pivotes que se iban alternando, salía mejor con el esférico o Cillessen esta vez más resolutivo no se complicaba la vida y enviaba balones en largo para iniciar la jugada.

Justo cuando calentaba Aleix Vidal para sustituir a Sergi Roberto, el lateral de Reus vio la segunda amarilla y significó su expulsión. Este factor en contra fue compensado por un error garrafal de Gil Manzano al anular un gol legal de Antoine Griezmann que no estaba en fuera de juego.

El partido volvió a adquirir un aire más loco. Simeone con la entrada de Gameiro optó por la velocidad y Luis Enrique dio entrada a Mascherano por Denis para intentar aguantar. Los colchoneros con la superioridad numérica se vieron capaces de dar un nuevo arreón en busca del gol que metiera la presión. Busquets entró al terreno de juego para intentar dar pausa al juego y ayudara en defensa y a dar salida al balón. Ferreira Carrasco tras una entrada a destiempo vio la segunda amarilla y como consecuencia lo expulsaron y se equilibraron las fuerzas diez contra diez.

Andrés Iniesta sustituyó a Rakitic y causó furor entre el público que aclamó su nombre. Pero el torneo del KO es frenético y aún pasarían más cosas, primero de todo Messi estrello un balón al larguero en un potente disparo de falta y acto seguido el miedo se ponía en el cuerpo tras el penalti que comete Piqué a Gameiro que el galo envió al larguero y fuera. La emoción estaba a flor de piel porque poco después Griezmann asiste a Kevin Gameiro para poner el (1-1) en el marcador a falta de ocho minutos más el descuento.

La preocupación fue in crescendo tras la expulsión de Luis Suárez tras un codazo a Koke. El Barça se quedaba con nueve y quedaban cinco minutos de descuento.

El Barça supo sufrir i aguantar hasta el final y consigue el pase a su cuarta final consecutiva. Un partido que a priori podía estar bien encarado se complicó en exceso por dos factores: los errores en el primer tramo de partido y la sucesión de expulsiones que desquició a ambos equipos.

Foto Sport

Share.

Leave A Reply