Fiatc superiorRadio marca header

El fichaje de Arthur genera debate interno

0

El Barça deberá tomar una decisión estratégica sobre una de sus apuestas en materia de fichajes para la próxima temporada: Arthur Melo. El club azulgrana tendrá que decidir a partir del 15 de julio si hace efectiva la opción de compra que pactó con su actual club, el Gremio de Porto Alegre, y que está cifrada en 30 millones de euros fijos más otros 9 en variables. El club azulgrana ya ha pagado cuatro millones para asegurarse esta opción de compra. Eso sí, a mediados de julio deberá decidir si paga los 26 restantes y se hace con los servicios del brasileño o si, por el contrario, desiste de esta operación y dirige su mirada hacia otro medio de otro corte, también técnico pero con más presencia física. Arthur es un jugador bien formado a nivel muscular pero no es alto (1,72 metros).

Ese es el debate que se suscita ahora en el área técnica azulgrana: si hacer efectivo el pago por el pequeño tocador brasileño, un futbolista que algunos asocian al estilo de Xavi Hernández salvando las distancias, o se apuesta por un futbolista también con unas buenas prestaciones técnicas pero también con más potencia física y capacidad para llegar al área infundiendo respeto por su fuerza física y juego aéreo.

El Barça ha estado peinando el mercado en previsión de que Ernesto Valverde pueda solicitar algún perfil de jugador sobre el que detecte una necesidad. Por ejemplo, André Gomes está en la rampa de salida, un futbolista alto, fuerte, y en teoría con capacidad para el despliegue físico, aunque a la hora de la verdad no haya cumplido con las expectativas. Si el portugués sale, puede haber necesidad de incorporar a un jugador de similares características. Eso sí, en la plantilla ya hay futbolistas que tienen toque y potencia como es el caso de Rakitic, Paulinho y Sergi Roberto. Lo que sucede es que en el caso de los dos primeros iniciarán la próxima campaña con 30 años, y en el de Sergi parece predestinado a seguir de lateral.

La apuesta por Arthur es de Robert, el actual secretario técnico, quien quedó enamorado de él cuando le vio en acción en Buenos Aires en la ida de la última Copa Libertadores, que disputaron el argentino Lanús contra Gremio. Tras verle en ese partido, Robert tenía un vuelo cerrado hacia Barcelona pero deshizo esos planes y voló a Porto Alegre para volver a seguir a Arthur en acción en la vuelta. En ese encuentro, el centrocampista sólo pudo jugar la primera parte por lesión, pero volvió a brillar. De ahí la apuesta del Barça por él, tras obtener también el visto bueno del mánager Pep Segura. Pero en poco más de dos meses habrá que decidir y a día de hoy hay debate. Perder 4 millones por no fichar a Arthur no le gustaría a nadie pero en el club quieren estar muy seguros antes de invertir los 26 que quedan, que además llevan aparejados 9 más en variable.

 

Share.

Leave A Reply