Fiatc superiorRadio marca header

El futuro de Valverde

0

Según el diario MARCA, la solidez de los ciclos contemporáneos del Barcelona se palpa al recordar cuál fue el último entrenador azulgrana que fue destituido a media temporada. Mucho ha llovido desde que en enero de 2003 el club prescindiera de Louis Van Gaal por la mala marcha del equipo. Tras el despido, hará en breve 16 años, del técnico holandés, han pasado por el banquillo Radomir Antic, Frank Rijkaard, Pep Guardiola, Tito Vilanova, Gerardo Martino, Luis Enrique y Ernesto Valverde. Todos ellos, con mayor o menor éxito, agotaron sus cursos en el cargo. Los que triunfaron, salvo el malogrado Vilanova, se fueron cuando quisieron. Y en caso de mala andadura, el Barça siempre prefirió esperar al siguiente verano para tomar medidas antes que dar un volantazo en pleno vuelo.

Gracias en buena parte a Leo Messi, principal artífice de que siete de las últimas 10 Ligas luzcan en las vitrinas del Camp Nou, los entrenadores culés han acumulado un crédito que les ha permitido ser dueños de su futuro. Esta tendencia, sumada a la permanencia del argentino como referente del equipo, prácticamente descarta cambios en el banquillo a media campaña. Sin embargo, de esta tranquilidad se pasa a cierta incertidumbre cuando los contratos de los entrenadores se acercan a su fin. Sucedió con Guardiola, que renovó año a año hasta que se fue en 2012; con Luis Enrique, que esperó a principios de marzo de 2017 para anunciar que lo dejaría después de tres cursos, y va a repetirse con Valverde, cuya continuidad depende sólo de él.

Cuando llegó al Barça, el ‘Txingurri’ firmó dos años fijos y uno opcional. Y mediado su segundo curso, todavía no ha comunicado si habrá un tercero. En público apenas ha dado pistas sobre el tema. “Los entrenadores vamos día a día y semana a semana”, ha dicho en más de una ocasión. Mientras, en privado todavía le dan margen. No en vano, hace unos días, mantuvo una reunión con los responsables de la parcela deportiva para tratar el fichaje de un central en el mercado de invierno y no fue escrutado por su futuro en el banquillo. Ahora bien, esta paciencia tiene una fecha de caducidad, pues el club le pedirá que se defina en febrero para no ir tarde en la búsqueda de un hipotético relevo.

Si Valverde continúa, el contrato seguirá vigente hasta 2020, pero si decide marcharse, y de acuerdo con lo que dijo hace dos meses el presidente Bartomeu, “tendrá que pagar una penalización”. Se trataría de una cantidad simbólica, eso sí. En todo caso, la estrategia del mandatario es transmitir seguridad en torno al entrenador, al que considera “muy válido para el proyecto”. El Barça se blinda diciendo que tiene contrato hasta 2020, lo cual coloca la presión sobre el ‘Txingurri’, que si decidiera abandonar estaría, a la práctica, haciendo lo mismo que Guardiola y Luis Enrique. Se le acaba el tiempo.

 

Share.

Leave A Reply