Fiatc superiorRadio marca header

El futuro inmediato

0

El adiós definitivo de Luis Enrique está cada vez más cerca. Al técnico asturiano le restan tan solo tres encuentros por dirigir antes de desvincularse del FC Barcelona. Después de una primera temporada inolvidable, un segundo curso exitoso y una tercera campaña con más sombras que luces el entrenador barcelonista dejará el club azulgrana con un sabor de boca agridulce, una sensación de insatisfacción que se confirmará en caso de que el eterno rival se alce dentro de pocas semanas con un doblete de Liga y Champions.

En breve tocará pues agradecerle a Lucho los servicios prestados y pasar página en busca de una nueva era triunfal en Can Barça, una época que esperemos de continuidad a la Edad de Oro del club capitaneada esta vez por una nueva figura. Hemos escuchado todo tipo de nombres. Alguno que asegura la continuidad del proyecto y que bajo mi humilde opinión no haría ningún bien al Barça, como el de Unzue. Otros en busca de una pequeña revolución a nivel deportivo y táctico, como el caso de Ernesto Valverde. Y otros que se han colocado en portada de los principales periódicos deportivos con el único fin de lograr aumentar las ventas de estos, como los de Sampaoli, Ronald Koeman o Diego Pablo Simeone.

Elegir nuevo entrenador no es moco de pavo. Una decisión tan seria requiere de la precisión de un relojero suizo para traer a la persona idónea, aquella que encaje a la perfección con un puesto tan complicado como el de inquilino del banquillo del Camp Nou. Según las afirmaciones de la junta directiva el cerco se estrecha y en cuanto acabe la temporada se desvelará el nombre del nuevo técnico, pero ¿será la decisión correcta? Lo que sí ha quedado claro es que el equipo necesita un cambio en la dirección, la falta de recursos que ha mostrado Luis Enrique ha sido evidente, ya no solo técnicamente sino también gestionando el vestuario, por lo tanto se ha cumplido un ciclo más que positivo que debe dar paso a una nueva etapa.

Una vez esté solventada la duda del entrenador habrá que “meterle mano” a la plantilla. Si bien el once titular de este Barça continua siendo de lo mejor de Europa este año ha quedado más claro que nunca que el banquillo está a años luz de lo que de él se espera. Ni Arda, ni Denis Suárez, ni André Gomes, ni Digne, ni Mathieu ni prácticamente nadie de los no titulares ha aportado nada destacable al grupo, un factor que ha resultado una lacra para las aspiraciones del equipo esta temporada. Pero a pesar de que muchos de ellos merecen ser traspasados para dejar sitio a jugadores con verdadero nivel Barça dudo que esta junta se deshaga de hombres que tan solo llevan un año en el club como es el caso de la mayoría de ellos.

En cualquier caso la cuenta atrás ha dado comienzo. Agotamos el poco tiempo que queda antes de que conozcamos al nuevo técnico azulgrana y de que, como cada verano, empiece el carrusel veraniego de nombres en cuanto a posibles altas. Un verano que deberá ser amenizado por todo tipo de portadas, unas más ciertas que otras, que consigan motivar a una afición muy bien acostumbrada en los últimos años y que, si no lo remedia un milagro de última hora, en esta ocasión deberá pasar tres largos meses a la sombra del eterno rival.

Share.

Leave A Reply