Fiatc superiorRadio marca header

El Madrid quiere lavar la imagen de Pepe

0

El Madrid es consciente de que el historial de acciones violentas y su faceta teatral no solo ensucian la imagen del propio Pepe, sino que también salpican directamente al club madridista. Pese a que el central portugués nunca ha sido santo de la devoción de Florentino Pérez, presidente madridista, los últimos acontecimientos y los consejos que le ha dado José Mourinho, entrenador madridista, han impulsado al máximo dirigente blanco a dar las oportunas órdenes para que desde el club se inicie una campaña de lavado de imagen de Pepe.

La noticia fue adelantada ayer por ‘El Confidencial’, que aseguraba que Florentino Pérez se ha marcado como reto mejorar la imagen de Pepe entre la opinión pública y que se olviden sus excesos y, sobre todo, los episodios violentos que ha protagonizado.

Uno de los primeros pasos ha sido el inusual comunicado emitido por el club madridista el pasado lunes, pocas horas después de que el defensa portugués se viera envuelto en una trifulca con varios jugadores del Levante. El Madrid se alineó sin fisuras con su jugador -hasta ahora nunca lo había hecho- y salió al paso de las acusaciones de los levantinistas asegurando que el comportamiento de Pepe había sido «ejemplar» durante y después del encuentro.

Al Madrid no le importaron los numerosos testimonios que denunciaron las provocaciones del central madridista al concluir el partido. Según su versión, Pepe se dedicó a celebrar la victoria bailando y burlándose de los granotas, incluso en la misma puerta del vestuario local. Posteriormente, el capitán del Levante, Sergio Ballesteros, decidió tomarse la justicia por su mano y soltó un par de guantazos al portugués en la sala antidóping.

Los incidentes ocurridos el pasado domingo en el Ciutat de València se suman a la larga lista de polémicas en las que se ha visto envuelto Pepe desde que el ex presidente madridista Ramón Calderón pagase al Oporto 30 millones de euros por su fichaje.

El episodio más sonado tuvo lugar el 21 de abril de 2009, durante el transcurso de un Madrid-Getafe. Inmediatamente después de haber cometido un claro penalti sobre Casquero, el portugués agredió al jugador del Getafe a base de patadas cuando éste se encontraba indefenso sobre el césped. Luego agredió al uruguayo Albín con un puñetazo. Esas imágenes dieron la vuelta al mundo y provocaron un auténtico terremoto. El defensa portugués fue sancionado con diez partidos de suspensión.

En el currículum violento del central madridista también figuran las patadas a Lisandro y Sissoko en un partido de Champions contra el Olympique de Lyon, el escandaloso pisotón a Messi cuando éste se encontraba en el suelo, la patada a Dani Alves que le valió una expulsión en el partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones ante el Barça, la agresión al entonces levantinista Xavi Torres y un recital de faltas violentas y simulación de agresiones en los innumerables clásicos que se llevan disputados desde que Mourinho se hizo cargo del banquillo del Madrid.

 

Fuente: www.sport.es

 

Share.

Leave A Reply