Fiatc superiorRadio marca header

El vestuario habla más de la Champions que de la Liga

0

La gran mayoría de los barcelonistas, incluidos los jugadores, técnicos, ejecutivos y directivos del club azulgrana, siguió ayer el Real Madrid-Atlético de Madrid con una sensación extraña. Por un lado, lo que más les convenía era un triunfo blanco para dejar al rival más cercano, el Atleti, a doce puntos más el ‘goal average’ en la clasificación. Sin embargo, lo de desear el triunfo del Real siempre cuesta. El cuerpo del culé pide lo contrario, pero realmente ayer lo mejor, en términos clasificatorios, tampoco era que ganase el equipo del Cholo Simeone y se mantuviese a nueve puntos en la tabla. Con la cabeza fría, el empate final era un gran resultado, ya que alejaba a los atléticos dos puntos más del Barça y daba a los azulgrana algo más de margen de error; y por otro lado frenaba la racha victoriosa del Madrid demostrando que no convierten en oro todo lo que tocan en este tramo final de temporada.

Y con la clasificación en la mano, la realidad es que tras la jornada de ayer el Barça está más cerca de ganar la Liga. Con siete jornadas por delante, 11 puntos de ventaja (más el average) sobre el segundo, y con 21 puntos en juego, los culés pueden ceder diez respecto del Atleti y aún así serán campeones. Cosas de las matemáticas y del calendario, el Barça tiene la opción de ‘campeonar’, como diría el histórico exazulgrana Cholo Sotil, en el Clásico del próximo 6 de mayo. Un aliciente más para este partidazo que, año tras año, es el más visto del planeta. Porque celebrar un título liguero el mismo día que se juega en casa contra el Real Madrid es algo nunca vivido por la afición barcelonista.

En todo caso, la realidad es que la plantilla azulgrana ve ya el título muy encarrilado, casi ganado, especialmente desde el triunfo en el Camp Nou ante el Atlético (1-0) que decantó el ‘goal average’ del lado culé tras el 1-1 registrado en la primera vuelta en el Wanda.

Por ese motivo, la mayoría de las conversaciones en el vestuario azulgrana no se centran tanto en el Campeonato de Liga sino en la Champions League. Los jugadores azulgrana ganaron el título en 2015 pero desde entonces han visto cómo no llegaban ni a semifinales en 2016 y 2017, y cómo el Real Madrid ganaba las dos ediciones. Esta campaña, con el equipo mostrando una cara muy sólida y con Messi en estado de gracia, las ilusiones están focalizadas en la competición continental, toda vez que la Liga está muy bien encarada y la final de Copa ante el Sevilla se preparará apenas tres días antes. Con un pie ya en semis de la Champions, el título más ilusionante exige cuatro grandes partidos, contando el de mañana en Roma. Y creen que pueden hacerlo.

Share.

Leave A Reply