Fiatc superiorRadio marca header

Guerra de egos entre Cristiano y Bale

0

cristiano-bale-entrenamiento-1427230279311

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, está obsesionado en convertir a Gareth Bale en el referente del equipo pasando por encima de Cristiano Ronaldo, su auténtico líder. Ha creado una rivalidad en el vestuario que gana el portugués tirando del carro con sus goles frente a un ‘compañero’ que no ha demostrado nada salvo marcar un par de goles en partidos importantes. Pero el presidente lo tiene claro “Bale es un activo” y la mayor apuesta económica que ha hecho el Real Madrid en toda su historia. Florentino pagó 101 millones de euros al Tottenham para traerlo al Madrid, quizá para contrarrestar lo que se encontró cuando llegó en 2009: una factura de 96 ‘kilos’ por Cristiano Ronaldo. Una gestión que no hizo él, que heredó de su antecesor, Ramón Calderón, y que no acaba de digerir. Un fichaje ‘ajeno’ al que nunca cuidó hasta sentirse acorralado cuando el portugués le amenazó con irse si no le subía el sueldo. “Si te vas, trae el dinero para fichar a Messi”, le retó, pero acabó derrotado por los goles del portugués. Su estrategia fue lanzarse a por un crack que compitiera y borrara aquella afrenta. Dos años después, el portugués eclipsa totalmente al galés pero el presidente mantiene su apuesta con más fuerza que nunca.

El despido de Ancelotti

Desvela Javier Matallanas en ‘As’ que Florentino despidió a Carlo Ancelotti por quitar aBale en un partido contra el Valencia. “Se lo reproché y no lo entendió” explicó el presidente a sus directivos para razonar su decisión de echar al italiano. Si esto cierto, y no hay porque ponerlo en duda ¿de qué no será capaz Florentino por proteger al galés?Rafa Benítez pasa ya a ser el segundo componente de la plantilla amenazado de perder su puesto, el primero fue y es Cristiano. El nuevo técnico blanco ha demostrado obediencia supina presentándose en Cardiff para mantener una reunión con Bale antes del partido que disputó con Gales ante Bélgica. No trascendió lo que hablaron, pero seguro que Benítez le dejó claro que él será el eje del equipo por deseo del presidente, que le protege, le mima y le quiere proyectar para rentabilizar la enorme inversión que hizo para borrar del mapa a Cristiano, que ya ha devuelto su precio con creces. Benítez tendrá que ser la continuación de Florentino en el banquillo si quiere cumplir su contrato: tanto que planea cambiar la posición del CR7 para ubicar al galés en su puesto natural, la izquierda.

Pero Cristiano sigue muy por encima de Bale y de Florentino. Sigue a las suyas dando rienda suelta a su soberbia: si Bale marca el gol del triunfo que acerca a Galés a su primera Eurocopa, él marca un ‘hat-trick’ con Portugal en Armenia para consolidar el liderato de su selección. Florentino alimenta una rivalidad que alcanza al vestuario. Un vestuario que está con CR7, al que elogia por el trato, al que admiran por sus goles y por su ejemplo en cada entrenamiento.

¿Y Bale? Pues vacío total. No le pasan ni el balón por su falta de implicación, de conexión dentro y fuera del campo. Y lo peor es que el galés no se queja, se calla pero manda a sus asesores para que se quejen por él. El primero Florentino, que se carga a un entrenador, el que ganó la ‘décima’, porque le quitó en el minuto 70 de un partido. Después, a su agente, Jonathan Barnett: “La gente no sabe de lo que está hablando cuando critica a Gareth. El Madrid tiene que trabajar más con él y pasarle el balón más. Si le dan más el balón será el mejor jugador del Madrid”. Palabras que suscribiría el propio Florentino. Y para terminar, a su seleccionador Coleman: “Es culpa de los jugadores, que para mí es como si le ignorasen. Con nosotros, cuando está bien situado, se asegura que va a recibir el balón. Pero ese no es el caso en el Madrid, lo que no quiere decir no trabaje lo suficiente”.

Coleman tiene razón, sus compañeros prefieren pasársela a Cristiano, que es garantía de gol y no a Bale, que es garantía de zozobra. Una situación que ya alcanza a la relación entre ambos, que nació cálida cuando llegó al Madrid y que ahora es fría, distante y que no augura nada bueno como lo demuestra que Benítez no haya rendido pleitesía al portugués como ha hecho con el galés. Una guerra de egos en toda regla.

____

Fuente: www.sport.es

Share.

Leave A Reply