Fiatc superiorRadio marca header

Hablemos de igualdad

0

El pasado fin de semana celebramos el “Día internacional de la mujer”, con diferentes actos a lo largo y ancho de nuestra geografía, a la vez que hemos asistido a múltiples debates televisivos para departir con la situación y futuro de la mujer en el mundo empresarial y social de nuestro país.

He seguido algunos debates, y me pregunto por la visión del mundo del deporte en este aspecto.

Cabe preguntarse si realmente la mujer está tan lejos del hombre a nivel salarial y de premios por consecución de torneos. Y la respuesta es sí, pero en muchos casos no tan distantes en la teoría, sino en la aplicación de esa igualdad.

Vayamos por partes; el sueldo mínimo que cobra un jugador en LaLiga Santander estaría en 155.000€, mientras que en el nuevo convenio del fútbol femenino en España se sitúa en 16.000€. Grandes diferencias todavía.

Muchos se escudan en la teoría de que el deporte masculino genera más ingresos, por lo que debe repercutir en mayor medida su retorno, pero esa teoría se caería según el deporte, ya que tenemos ejemplos de deportes en los que se genera más la versión femenina, por lo que quizás el planteamiento debería ser si hacemos lo suficiente para potenciar y dar notoriedad al deporte femenino.

Sirva como uno de los mencionados ejemplos, el de la selección de fútbol de Estados Unidos. Dicha selección tras la consecución de su último campeonato del mundo reportó a las arcas de la federación americana 16 millones de dólares, mientras que la selección masculina le reporta unas pérdidas de 1 millón de dólares.

En contraposición del provechoso beneficio que les reporta, la federación hace jugar 20 partidos amistosos por temporada a cada una de las selecciones, por lo cual las jugadoras de la selección femenina se embolsan 87.000 dólares en caso de ganar todos los enfrentamientos, mientras que el combinado masculino se asegura un mínimo en torno a los 88.000 dólares en cualquiera de los casos.

Pero si hay un deporte diferenciado, es el esquí, deporte en que los premios son mayores para las féminas que para ellos (quizás salgan algunos deportistas a reivindicar igualdad salarial por las diferencias existentes).

Visto lo visto en las/los grandes deportistas, hay camino por hacer, pero nunca olvidemos esos pequeños granitos de arena que suman, no con pocos esfuerzos, muchas ganas y dedicación.

Sin ir más lejos, es de recibo mencionar a la academia Women’s Soccer School de Barcelona, que siendo 100% femenino, aplica las metodologías y saber hacer profesional, para formar a futuras campeonas, aplicando el mejor conocimiento y técnica como puede hacer cualquier equipo de fútbol profesional, masculino o femenino.

Pero la verdadera igualdad llegará cuando no tengamos que celebrar días de reivindicación para comparar números y tablas dinámicas, sino cuando uno gane por sus valías y por sus cualidades, sin tener que compararnos unos a otros/otras en cada momento, sin discutir si la bandera del feminismo es de izquierdas o derechas.

Ese día, el día que dejemos las odiosas comparaciones, ya podemos prepararnos los hombres, por que una mujer preparada no tiene nada que envidiarnos.

Ramon Robert @RamonRobert1971

Share.

Leave A Reply