Fiatc superiorRadio marca header

Imaginemos que…

0

Luis Enrique ya es historia. Lo es en el buen y en el mal sentido de la palabra. Es historia en positivo porque ha dado continuidad a la mejor generación de jugadores que ha defendido el escudo del FC Barcelona. Y lo es en negativo porque el asturiano ya no es el técnico culé y ha dejado vacante el banquillo del Camp Nou. El suyo ha sido un periplo plagado de éxitos en Can Barça, tres años que se han saldado con un triplete y un buen puñado de títulos que lo han convertido en uno de los entrenadores más laureados del panorama internacional.

Nadie duda de que el bagaje de la era Luis Enrique ha sido positivo, no obstante, si el técnico asturiano hubiera podido escoger la cronología de su paso por Can Barça muy probablemente hubiera cambiado algunas cosas. Pongamos que todo hubiera sido al revés. Pongamos que después de abandonar el Celta y aterrizar en Barcelona “Lucho” le discute el título al Real Madrid hasta la última jornada de liga. Pongamos que cae en cuartos en Europa y que se proclama campeón de Copa en su primera temporada como entrenador blaugrana. La campaña no hubiera sido catalogada como un éxito rotundo, pero después de haber sufrido a Gerardo Martino seguro que Luis Enrique hubiera tenido crédito para una segunda temporada al frente del equipo.

Imaginemos ahora que en su segunda temporada como entrenador del FC Barcelona “Lucho” vuelve a quedar apeado de la Champions en cuartos. Pero esta vez a final de año suma un magnífico doblete de Liga y Copa. Ambos títulos evidencian la mejora del equipo y consolidan el proyecto del técnico asturiano, confirmando que el Barça va de menos a más y que aspira a todo de cara a la siguiente temporada.

Y puestos a darle la vuelta a la historia imaginemos ahora que la tercera temporada de Luis Enrique como entrenador culé empieza algo irregular. Que el equipo tarda unos meses en cogerle el tono a las tres competiciones, pero que cuando por fin se lo coge se convierte en una máquina de hacer futbol que nada ni nadie podrá parar. El Barça de “Lucho” se proclama campeón de liga alguna jornada antes del final. Se pasea por la Copa doblegando a todo rival que osa interponerse en su camino. Y ofrece toda una demostración de superioridad en Europa, dejando en la cuneta con pasmosa facilidad a los campeones de Francia, Inglaterra, Alemania e Italia. En su tercera temporada como técnico barcelonista Luis Enrique suma un triplete inolvidable que tan solo se ve empañado por su decisión de no continuar dirigiendo al equipo.

Todo lo que hemos imaginado e inventado en esta historia ha sucedido realmente, solo que en orden completamente inverso. Luis Enrique ha ido de más a menos en su aventura en Can Barça, quizás ese factor acabó jugando en su contra, poniendo el listón demasiado alto desde un principio. Como he dicho antes el bagaje de su paso por el Camp Nou es positivo, pero parece que la marcha del entrenador asturiano es del todo acertada, puesto que viendo la trayectoria descendente de su gestión el año próximo podía haber acabado perfectamente en blanco. Gracias por todo “Lucho”. Por seguir haciendo del Barça un club referente a nivel mundial y por haberte dejado la piel en el banquillo, que es algo que debería exigírsele a todo técnico y de lo que no todos pueden presumir.

Share.

Leave A Reply