Fiatc superiorRadio marca header

INFORME CASAS | Entrar al Camp Nou, un privilegio de pocos

0

camp nou

Tengo una pregunta y es: ¿esta multa que le ha caído al Barça por vender a un aficionado radical, que tenía prohibido el acceso al campo, una entrada correspondiente al partido en casa del Rayo del pasado 11 de noviembre es la punta del iceberg de algo más grave que un simple error de la directiva azulgrana? ¿Realmente alguien cree en las coincidencias? Y todo esto me lleva a recordar como de polémica fue el Espacio de Animación que promovió el vicepresidente Jordi Cardoner en 2016, hace tres años. Romper con las sospechas y las malas lenguas que directivas y grupos de aficionados radicales siempre han ido de la mano, no fue una tarea fácil. Hay que aplaudir que Joan Laporta, como presidente, logró erradicar esta imagen con mucho esfuerzo y amenazas. Pero las promesas y las palabras de las directivas posteriores, con Sandro y Bartolomé, hicieron volverse a poner en un jardín. Y ante esto, operación de maquillaje: de grada le pasamos decir espacio. Cambiamos el nombre de las antiguas bandas como la de Boixos Nois, por otras nomenclaturas, derivadas también de la escisión de algunos de ellos en otros grupos. E incluso establecemos un orden dentro de esta grada para evitar malos entendidos entre aficionados que las representan. Aún recuerdo como me contaban desde dentro que debían seguir un orden en los cánticos para no pisarse los unos con los otros y como la diferencia ideológica y política les hacía estar todos alertados. Y teniendo en cuenta que al final cuatro son los que lo acaban manchando todo, no podemos olvidar que a pesar de ser cuatro, se les dará alas para que rebroten como una mala hierba que miras de arrancar pero siempre acaba apareciendo en el momento más inadecuado.

La Ley contra la Violencia en el Deporte sanciona las infracciones graves con una multa económica de entre 3.000 y 60.000 euros y en este caso, al Barça se le aplica la sanción más baja. No es una cuestión de dinero, por un club como este, eso son cacahuetes. Pero sí una cuestión de imagen, de un club de los valores y de una directiva que ahora se le pone el interrogante: ¿si tan sólo se trate de un error, se le pueden permitir de esta magnitud?

Y a propósito de sobres y venta de entradas, ¿para cuando domacratizemos sus precios y hacemos más accesible el campo a aquellos aficionados que sólo quieren ver a su equipo y pasar un buen rato animando? Ayer curiosear qué hacen por Europa. Sin ir más lejos, mañana el Bayern recibe el Shalke y podríamos ver el partido en Munich pagando entre 35 y 70 euros, el City de Guardiola domingo recibe al Chelsea y por 59 euros, y sin ir al gallinero, puedes disfrutar de un interesante partido. Mientras que para ver el próximo partido en el Camp Nou contra el Valladolid, sin desmerecer un rival flojo, deberás rascarte el bolsillo y pensar que como mínimo la entrada te costará 74 euros, la más barata. Y la más cara 179. Y no, aquí tampoco nos hemos recuperado de la crisis económica.

Share.

Leave A Reply