Fiatc superiorRadio marca header

Kiko Casilla y Sergio García: Gigantes contra el Madrid

0

Habida cuenta los precedentes con el rival y la situación de descalabro en la clasificación, el empate en el Bernabéu significó un paso de gigante para el Espanyol. De paso, acabar con el mito de que siempre se entrega en el feudo blanco.

Era uno de esos partidos que se suelen dar por descontados los tres puntos, visto que el Espanyol es el equipo más goleado por el Real Madrid (341 goles en 157 partidos), y que se plantaba en Chamartín con otra terrible estadística desfavorable: un parcial de goles de 21-0 en los últimos siete enfrentamientos habidos entre ambos.

Pero Javier Aguirre, que ya le había sabido buscar las cosquillas a Mourinho con Osasuna y Real Zaragoza, supo disponer la batalla. Le salió a pedir de boca. Eso sí, con la complicidad de un rival desnortado desde que hizo el 2-1 y de un soberbio Kiko Casilla.

Al Espanyol le valió para sobrevivir en el Bernabéu con una defensa muy ordenada, darle la pelota a Verdú cuando dispuso de opciones al contragolpe y encomendarle a Sergio García, un delantero con oficio y recursos, que se buscase la vida entre los centrales blancos, Pepe y Sergio Ramos.

Como no da para mucho más el vestuario perico, y de lo que se trata es de sumar para salvar la categoría, poco importa en estos instantes el juego de florituras con el que en tiempos recientes salía vapuleado del recinto blanco. Abrocharse atrás y jugar al patadón no es estético, pero sí efectivo. Y le dio vida a un Espanyol que se estaba muriendo de inanición mientras transcurrían las jornadas del Campeonato.

El Espanyol, de la mano de Aguirre, no gana (suma tres empates en otros tantos encuentros), pero tampoco pierde, que es ya una excelente noticia. Y para colmo puntuó en el Bernabéu, donde sólo lo ha hecho esta temporada el Valencia (1-1), en el arranque de la Liga.

Casualidad o no, hasta el domingo el Espanyol sumaba tres partidos consecutivos en el Bernabéu con un parcial de 11-0, después del último 2-2 de hace cuatro campañas de la mano de ‘Tintín’ Márquez con Tamudo y Luis García marcando. Ningún equipo le había hecho en el presente curso dos goles en Liga a los blancos en su feudo, daño irreparable que les costará la Liga.

Kiko Casilla, soberbio bajo los palos, recordó ayer lo que les ha recomendado Aguirre. “Nos ha metido en la cabeza que debemos ser sólidos atrás, porque si defendemos bien, con la calidad de la gente que tenemos arriba, alguna meteremos. Y así sucedió en el Bernabéu. Hay que defender y tener confianza, dice el míster, si queremos salir de abajo”, dijo.

El meta no quiere entrar en debates con Cristian Álavrez, por si debe seguir bajo los palos ante el Deportivo o no el jueves. “A mí ese debate no me importa. Sólo quiero que se reponga Cristian y que el técnico haga su trabajo y decida quien debe jugar. Mi trabajo es entrenarme y defender bien la portería cuando me toque”, dijo. Ante el Deportivo, el jueves noche, otra final para el Espanyol.

 

Fuente: www.mundodeportivo.com

Share.

Leave A Reply