Fiatc superiorRadio marca header

La falta de gol penaliza al Barça que queda apeado de la Champions

0

El FC Barcelona creía en otro milagro, después de conseguirlo en los octavos de final frente al PSG con el famoso 6-1, pero la Juventus se le ha visto un equipo más trabajado en defensa y mucho más curtido en Europa y ha hecho valer el resultado de la ida para dejar fuera de la Champions League al Barça.

Final sin goles en el Camp Nou (0-0) y la Juventus ha vuelto a demostrar que presenta una de las mejores defensas de Europa y aprovechó las concesiones del Barça en el Juventus Stadium para matar la eliminatoria (3-0).

Es cierto que el Barça trató de tirar de orgullo y ganas, pero la precipitación y la sobreexcitación se impuso en el juego azulgrana y el fútbol no fluyó como en otras citas. El tridente estuvo muy marcado por una defensa férrea de la Juventus y Leo Messi le tocó bailar con las más feas Chiellini y Bonucci que desarticularon al argentino prácticamente todo el partido. El conjunto transalpino en líneas generales supo marcar los tempos del partido y controlar la presión con el resultado favorable de la eliminatoria.

El Barça trató de inaugurar el marcador en la primera parte, pero no hubo manera, en los primeros 45 minutos quedó constancia que la Juventus intentaría presionar la salida de balón del Barça y mordería a diferencia del PSG que se echó para atrás. De entrada la Juventus se abrió y no se encerró hasta que el conjunto azulgrana comenzó a controlar el esférico. Hasta el minuto 18 no podemos catalogar ninguna ocasión clara donde Leo Messi a centro de Jordi Alba y con el toque sutil de Suárez dispara cruzado a la portería defendida por Buffon, en el minuto 30 el propio argentino dispuso de una doble ocasión con un fuerte disparo que rechaza el meta italiano y el segundo disparo se va al lateral de la red.

El colegiado del partido tampoco benefició en el transcurso del juego, Bjorn Kuipers dirigió el encuentro optando por permitir las duras entradas y señalar pocas faltas, en este aspecto la Juventus fue el que sacó partido y sacó a relucir un amplio repertorio de juego duro que el colegiado holandés no frenó. Aunque tampoco es excusa, ya que el Barça no tuvo la claridad necesaria para dar la vuelta, el conjunto azulgrana fue irregular y muy impreciso en los pases, fruto de la precipitación y muchas asistencias no llegaron a su destinatario. Hubo fases de encuentro donde parecía que algunos jugadores querían hacer la guerra por su lado entre un tumulto de piernas juventinas y otras donde la Juventus esperaba al Barça en ataque estático para robar y contraatacar.

El aspecto positivo fue la contundencia en defensa con ayudas constantes, Gerard Piqué y Samuel Umtiti,  estuvieron muy atentos, rápidos y contundentes. En el minuto 37 en un pase por encima de la defensa de Pjanic, Higuaín remató de primeras en una pugna con Piqué, pero Ter Stegen paró sin problemas.

La segunda parte tuvo un inicio parecido a la primera parte, el conjunto transalpino buscó las cosquillas al Barça y casi lo consigue a los pocos minutos de reanudar el encuentro, Dybala roba un balón a Alba la sirve en corto a Higuaín que cambia la orientación a la banda derecha para que Cuadrado disparara cruzado. Las pocas ocasiones que ha tenido la Juventus han generado mucho más peligro. La imprecisión seguía y los disparos altos estuvieron presentes en los primeros minutos, primero Neymar tras una gran acción individual que no culminaba y Messi tras una pared con Luis Suárez. La explosividad de Cuadrado fue un quebradero de cabeza, en el minuto 52 Cuadrado regatea al defensa y dispara al primer palo muy bien tapado por Ter Stegen.

La ocasión más clara del encuentro fue en el minuto 55 cuando Rakitic sirve en la frontal del área a Messi que conecta un fuerte disparo que desvía Chiellini y se marcha por poco de la portería que defiende Buffon. Luis Enrique no encontrando la manera de marcar dio entrada a Paco Alcácer por Iván Rakitic, el técnico aumentó en número de atacantes pero desguarneció la zona ancha.

El Barça a la desesperada trató de incrementar el número de efectivos en ataque con la subida de Gerard Piqué a lo loco dentro del área. Antes en el minuto 62 Pjanic probó un disparo que tocó en el central catalán y se fue envenenando y obligó a Ter Stegen a despejar. Messi no tenía la pólvora necesaria y parecía que tenía el punto de mira desviado enviado los balones por encima de la portería de Gigi Buffon.

En los instantes finales Allegri fue a mantener la ventaja dio entrada a Barzagli, Lemina y Assamoah y el Barça dio entrada a Mascherano para permitir que Piqué tuviera las espaldas cubiertas con sus excursiones. Aún así el área de la Juventus era inexpugnable y el partido finalizó, como empezó sin goles, la afición respondió con creces ante la gran cita cantando y moviendo sus banderas, pero el público no te puede empujar al segundo gol, sinó marcas el primero.

Ahora toca hacer borrón y cuenta nueva y centrarse en el trascendental compromiso de Liga ante el eterno rival en la lucha por el título, el Real Madrid. Un partido que marcará el devenir del campeonato doméstico, el conjunto blanco viene en un estado de euforia tras clasificarse en la prórroga en las semifinales de la Champions. Pero seguro que Luis Enrique tomará nota y aprenderá la lección de que las prisas nunca son buenas consejeras y no puedes dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

Share.

Leave A Reply