Fiatc superiorRadio marca header

La final dependerá del Barça

0

El periodista deportivo Jordi Pons empezó su colaboración en La Ronda de anoche comentando las palabras de Johan Cruyff de ayer, asegurando el holandés que a quienes pitaron el himno español en la final de la Copa del Rey “les falta un tornillo”. El contertulio, mostrando tener respeto y admiración por la figura del ex barcelonista, consideró que Cruyff ha hecho más cosas buenas que malas por el club y opinó que la expresión, aunque desacertada, seguramente quería hacer referencia a una idea que otras muchas personas comparten: pitar el himno no te hace más o menos catalán ni te ayuda a demostrar más o menos tu independencia. Vamos, que Johan vino a pedir respeto para los símbolos y que si hay que reclamar cosas a nivel político, se haga dejando al margen lo que para algunos pueda ser importante o tener valor sentimental, como es un himno.

Dicho lo cual, Pons tuvo claro que ante todo debe prevalecer el derecho a expresarse libremente, ya sea para silbar o para aplaudir. Además, matizó que Cruyff habló también de lo correcto que hubiera sido hacer sonar el himno de Catalunya y “el de Bilbao”, mostrando que el holandés muchas veces se mete en problemas no sólo por tocar temas controvertidos sino por el poco dominio de la lengua al expresarse sobre esos temas. Todos conocemos a Johan. Y por supuesto, también él se equivoca.

En su “Me excita, me cabrea”, Pons mostró su excitación con un despido de Xavi que ha sido llevado a cabo y celebrado de la mejor forma posible (y que aún puede mejorarse si se gana la Champions), con las renovaciones de Alba y Pedro (de quien no descartó que en el club le hayan ofrecido más minutos en posiciones como las de lateral e interior a tenor de las marchas de Xavi y seguramente Alves) y con la dimisión de Blatter, tan necesaria como primer paso para la regeneración de la FIFA. Por el contrario, el contertulio mostró su enfado con la baja de Chiellini para el partido del sábado (un tipo duro pero menos violento de lo que se dice), con el destino final del Barça B y la constatación de que Eusebio no era el problema, y con el hecho de que la final en Berlín no sea el Barça-Madrid que tanto esperaban muchos culés, Piqué incluido.

Sobre la final del sábado, Pons coincidió con las líneas maestras trazadas por Joan Valls en su informe del rival y estuvo convencido de que la Juventus será un contrincante más difícil de tumbar e incómodo de tratar de lo que muchos piensan. Precisamente porque su camino ha sido más tambaleante e irregular que el del Barça, el hecho de haber llegado hasta la final puede hacer del italiano un equipo más fuerte mentalmente y más dispuesto a sufrir que el blaugrana. ¿Que somos favoritos y sobre el papel mejores? Por supuesto, pero hay intangibles que pueden decantar la balanza (un gol tempranero de los italianos, que su defensa esté especialmente inspirada…) y conviene no dar nada por sentado. Algo que, conociendo a Luis Enrique y el hambre de la plantilla teniendo en cuenta que están a las puertas de repetir un triplete (incluso sextete), seguro que no sucederá.

Share.

Leave A Reply