Fiatc superiorRadio marca header

La prueba del dominio de Messi en la Champions

0

Que Leo Messi no esté en las últimas galas que montan UEFA y FIFA no retrata al genio argentino del Barça, sino a quienes olvidan el nombre de quien más ha hecho por convertir el fútbol en un gran espectáculo, tanto en las cifras como en su regular cita con la excelencia.

El último ejemplo de ello lo dio el martes en el debut de la Champions League 2018-19 ante el PSV Eindhoven y no sólo por firmar su octavo hat trick en el torneo desde el póker que en 2010 infligió al Arsenal, sino por seguir fiel a su cita con el gol en las últimas 14 ediciones del torneo de las 15 en que ha tomado parte. Su longevidad como faro del Barça no se ha traducido en los últimos años en la consecución de un título que, es verdad, ha echado de menos, pero aún así Leo ha sido protagonista en cuatro de las cinco ‘orejonas’ que adornan el Museu culé. Sus 103 goles en 126 partidos señalan al 10 azulgrana como el mejor goleador de la historia de la competición europea, con un promedio de 0,83 por encuentro, superior al de Cristiano Ronaldo pese a que el portugués de la Juve suma más tantos en términos absolutos.

La calidad de Messi va más allá de los números, aunque estos sirvan para refrendar su voracidad y, además, su inigualable repertorio técnico. El octavo ‘hat trick’ continental, el 42 con el Barça, lo cimentó, por ejemplo, con otra obra maestra en la ejecución de una falta directa, la octava que marca en este 2018 al que aún le quedan tres meses de vida. En el total de su carrera, son ya 36 golpes francos que han acabado con la pelota en la portería rival, así que el 10 ha vuelto a retratar a quienes hace algunos años le acusaban de no saber tirar faltas con tal de desdibujar su figura.

Aquellos 91 goles de 2012 fueron el resultado de un Messi más explosivo y autosuficiente, pero su madura reconversión hacia un jugador singularmente preocupado por la generación no le impide liderar el ránking de artilleros del año natural de 2018, con 37 dianas.

“Messi hace cosas extraordinarias y las convierte en rutinarias”, comentó con naturalidad el técnico Ernesto Valverde tras asistir al hat trick de su estrella en el debut en una Champions que aspira a reconquistar. Treinta adversarios en este torneo europeo han sabido de la puntería de Messi desde su lejano estreno y el objetivo para esta temporada, como quedó claro en la conjura-parlamento que hizo en agosto con el Camp Nou de platea, es que sean unos cuantos más.

Todo ello a pocos días de la adjudicación del galardón individual The Best, el premio en el que FIFA ningunea a Messi, y en pleno debate inaugurado por Antoine Griezmann por saber quién se sienta en la mesa del mejor. En la de Messi, está muy claro, sólo come él.

Share.

Leave A Reply