Fiatc superiorRadio marca header

La remontada y el entorno

0

Hace apenas unos días, pocos por no decir ninguno de los aficionados del FC Barcelona creían en la remontada ante el PSG en la vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League. El terrible 4 a 0 encajado en la ida y el mal momento que atravesaba el equipo convertían en una auténtica quimera el simple hecho de poder acercarse a un resultado que pusiera en aprietos a los franceses. Pero las cosas han cambiado, el marcador a levantar continúa siendo el mismo y por lo tanto las probabilidades de quedar fuera de Europa prematuramente muy altas, pero muchas cosas han sucedido desde aquella infausta velada en París, factores que han modificado la moral del equipo y su afición de cara a una noche especial en el Camp Nou.

Los hombres de Luis Enrique han aumentado ostensiblemente su nivel de juego. En tan solo 10 días el equipo azulgrana ha pasado por tres fases que evidencian una clara mejora en su momento de forma. Una victoria plagada de dudas en casa ante el Leganés dio paso un triunfo trabajado pero sin lucidez en todo un Vicente Calderón. Finalmente la evolución del equipo barcelonista quedó plasmada sobre el campo ante el Celta, en un encuentro en que el Barça pasó por encima del conjunto de Berizzo con una exhibición de juego inaudita en todo lo que llevamos de temporada.

También la confirmación de que Lucho deja el banquillo del Camp Nou a final de temporada parece haber sacudido positivamente al vestuario culé. Haya mejor o peor relación entre el técnico y sus jugadores parece claro que estos intentarán darle una despedida épica al asturiano, algo que también anima a pensar positivamente de cara a la recta final de campaña.

Así pues, parece evidente que el partido más complicado de los últimos tiempos en clave culé llega en el mejor momento de la temporada. La remontada continúa siendo una proeza prácticamente inalcanzable, más teniendo en cuenta que el Barça deberá salir a tumba abierta y que el PSG tiene jugadores excelentes capaces de marcar en cualquier jugada, pero sin duda las probabilidades de poner en aprietos al conjunto galo son mucho más altas que hace dos semanas atrás.

Haya o no remontada, lo que está claro es que el adiós confirmado de Luis Enrique no deja de ser una prueba más de que la presión que viven los técnicos que dirigen el banquillo del Camp Nou se convierte en insoportable. El famoso entorno se ha cobrado una nueva víctima, pero esta vez lo ha conseguido con un hecho diferencial respecto a anteriores casos.

Hablando de técnicos que han logrado llegar a lo más alto en Can Barça, encontramos que en anteriores casos como los de Cruyff, Rijkaard o Guardiola la salida del entrenador se produjo cuando el equipo no había logrado los objetivos de la temporada. Los tres dejaron el banquillo del Camp Nou después de firmar malas capañas en comparación a lo que habían conseguido anteriormente, algo que contrasta con el caso de Luis Enrique, quien ha confirmado su marcha con el equipo presente en las tres competiciones. Pase lo que pase a final de curso solo hay una cosa clara, Luis Enrique no será el técnico culé el año próximo, algo que si se acaban ganando títulos no hablará demasiado bien del famoso entorno barcelonista. Siempre que hablamos del enemigo nos viene a la cabeza el Real Madrid, pero quizás nos daña más otro tipo de rival como este, intangible y afincado en nuestra propia casa.

Share.

Leave A Reply