Fiatc superiorRadio marca header

Lo de David Gallego debería hacer(nos) reflexionar

0

Punto y final a la etapa de David Gallego como entrenador del RCD Espanyol. Una etapa que se ha caracterizado por dos cosas. La primera ha sido la brevedad, y la segunda el contraste entre las ilusiones que generaba el equipo en verano y la debacle del inicio de temporada.

Un entrenador humilde, sin el carisma mediático de los Mourinho, Guardiola o Ancelotti pero trabajador, y con buenas reflexiones en sala de prensa. En verano decía cosas interesantes, y parecía que era el nuevo salvador del equipo. El equipo ganaba, ergo el entrenador debía hacer las cosas bien. Cuando el equipo empieza a perder, parece que las cosas que dice en sala de prensa no se entienden. Ahora que el equipo pierde es culpa del entrenador, que es malo.

Señores, no caigamos en falacias. No nos engañemos ni engañemos a los demás; la culpa no es sólo de Gallego.

Hace poco David López decía algo interesante. El futbolista blanquiazul dijo que a la plantilla, hasta ahora, no le ha faltado “esfuerzo, trabajo y sacrificio”. “El equipo ha hecho muchas horas, ha tenido muy poco descanso y lo ha dado todo para tirar adelante la etapa de Gallego”, dijo. Lo que ha fallado, según el canterano, son los resultados. “El fútbol se basa en esto”, añadió.

El primer problema está en que la gente, David, no sabe que el esfuerzo, el trabajo y el sacrificio, garantizan resultados. La gente vive en un mundo de inmediatez, quiere cosas y las quiere para ayer. 

No es pertinente pararse a pensar ni en dar explicaciones en si uno trabaja, se esfuerza o se sacrifica; la percepción de la dificultad de la tarea siempre es menor cuando se ve desde fuera que cuando se es el protagonista, desde dentro.

Los equipos viven en dinámicas, positivas y negativas. Pero también cuando se está en una relación amorosa, o en un trabajo, o cuando socializamos con nuestros amigos. 

Nunca se está bien siempre. Y como las oscilaciones entre los momentos buenos y malos son inevitables, la diferencia radica en qué conceptualizaciones le damos a esos cambios.

No se necesita tiempo para cambiar una dinámica, se necesita hacer cosas durante ese tiempo. Y volviendo a la frase de David López, aquí podríamos ver si el esfuerzo que se realiza es el adecuado a la tarea realizada. 

  • Nos esforzamos, vale; pero ¿nos esforzamos bien?
  • Corremos, vale; pero ¿Corremos bien?
  • Nos sacrificamos, vale; pero ¿nos sacrificamos bien?

Lo que se venía haciendo puedo no ser un problema, pero el cómo se venía haciendo ya es otra historia. Puede que no tanta cantidad pero más calidad.

Le deseamos toda la suerte del mundo a Pablo Machín, nuevo entrenador del RCD Espanyol. Suerte y una frase que le puede servir de ahora en adelante: la tarea de un líder es saber qué bombilla hay que cambiar antes de que se funda.

Share.

Leave A Reply