Fiatc superiorRadio marca header

Los méritos de Malcom

0

La prueba no fue concluyente con Leo Messi en la previa del Inter-Barcelona y el 10 argentino cumplió su sexto partido sin jugar por lesión. “Los médicos no han dado el permiso”, explicó Jon Aspiazu, segundo de Valverde, en la entrevista que suele dar antes de los partidos. Pero tan sorprendente como ver a Leo en la grada del Giuseppe Meazza fue la solución que el ‘Txingurri’ dispuso en una cita que, sobre el papel y teniendo en cuenta cómo está el grupo B de la Champions, tampoco demandaba correr demasiados riesgos. Se esperaba un último premio a Rafinha o la primera titularidad europea de Arturo Vidal, pero finalmente el seleccionado para la parte derecha del ataque fue Ousmane Dembélé, de inicio en partido grande más de un mes después de su última aparición como titular en LaLiga contra el Athletic Club de Bilbao.

No ofreció muestras de mejora en lo táctico el extremo francés, como tampoco dio enormes pasos al frente Philippe Coutinho en ausencia de Messi. Así que fue Luis Suárez quien lideró de nuevo la ofensiva del Barça. Pitado más que nadie en el Meazza porque en Italia aún se acuerdan de su mordisco a Chiellini en el Mundial de Brasil, el uruguayo fue un auténtico dolor de cabeza para el entramado defensivo del Inter. Se guisó hasta cuatro remates en una primera parte que mereció acabar con ventaja visitante. Los tres primeros se fueron por poco, mientras que el último antes del descanso se lo sacó Samir Handanovic, sin duda el mejor de la noche por parte ‘nerazzurra’. El portero serbio firmó un total de nueve paradas a lo largo del encuentro. Demostró con creces por qué Zubizarreta se planteó ficharle en 2014 cuando Valdés abandonó la portería del Camp Nou.

Share.

Leave A Reply