Fiatc superiorRadio marca header

Los números de Aguirre cantan

0

Javier Aguirre es un gran entrenador… para un primer año. Sus segundas temporadas nunca fueron buenas’. Estas frases, con más o menos retoques, han circulado en los últimos meses por todo el espanyolismo. Y han contribuido a alimentar el debate sobre la conveniencia de renovar al técnico mexicano, un tema que tras el 0-2 del Reyno y sobre todo tras las declaraciones de Joan Collet vuelve a estar más que nunca encima de la mesa.

El presidente, recordemos, tildó el domingo de ‘tontería’ hacer cambios ahora al frente de la dirección técnica del equipo. Y manifestó de forma expresa que «me consta que Aguirre tiene ganas de seguir y nosotros también de que lo haga». Los resultados avalan al ‘vasco’, que a falta de ocho jornadas para la conclusión de la Liga tiene prácticamente salvado a un equipo que cuando lo cogió era colista, a dos puntos de la salvación.

Y no sólo lo avala su trayectoria perica, sino también la que ha firmado en otros equipos. Incluso en sus segundos años, los años ‘malos’, según su leyenda negra. En su debut en el banquillo de Osasuna (campaña 02-03) dejó al equipo en 11ª posición, con 47 puntos. Al año siguiente, el equipo bajó dos puestos en la clasificación para ser 13ª, pero, además de no sufrir apuros en la fase final del torneo, acabó con un punto más que doce meses atrás: 48. Además, redujo su número de derrotas (de 15 pasó a 12) y de goles encajados (de 48 a 37) para dejar el balance global anotador en un +1 muy superior al -8 de la campaña anterior.

Su segundo equipo en la Liga española fue el Atleti. Debutó en la 06-07, dejando al equipo en la séptima plaza, con 51 puntos. La temporada 07-08 mejoró sensiblemente sus números, al clasificar al Atleti en la cuarta posición, con 64 puntos (13 más), dos victorias más que el curso anterior (19 por 17), 20 goles más (66 a 46) y una balanza goleadora que pasó del +7 de la Liga 06-07 al +19 en la siguiente.

El Zaragoza sería su tercer equipo en España. Se hizo cargo del conjunto blanquillo tras la 11ª jornada de la Liga 10-11. Y logró su objetivo, la salvación, al dejar a los maños en 13ª posición, tras sumar tantas victorias como derrotas (11). Su singladura blanquilla es la única que se adapta al molde de su mala trayectoria en sus segundos años: la pasada campaña fue destituido tras 16 jornadas, cuando el Zaragoza era colista, con tan sólo 10 puntos, tras dos triunfos, cuatro empates y 10 derrotas.

Hoy, el espanyolismo afronta con ilusión el tramo final del campeonato, algo impensable cuando el ‘vasco’ aterrizó en Cornellà-El Prat. A ocho jornadas del final, el equipo tiene prácticamente sellada la permanencia y Europa, a sólo cinco puntos. Sería muy difícil, con estos números en la mano, entender que el club no encarara la renovación del mexicano.

Fuente: www.mundodeportivo.com

 

Share.

Leave A Reply