Fiatc superiorRadio marca header

Luis Enrique en el ojo del huracán

0

La contundente derrota ante el PSG ha hecho mucho daño. No solo por la situación límite creada en la Champions y por las pésimas sensaciones del equipo sino por las consecuencias de futuro que puede traer el encuentro. Muchos futbolistas quedaron en entredicho, pero sin duda, Luis Enrique ha quedado en el ojo del huracán. Su particular situación en el club, dónde aún no se ha podido definir su continuidad, le deja con la lupa encima de él. Entrenador y club habían acordado un calendario de mínimos para establecer su futuro, pero el gran ‘batacazo’ ante el PSG, lo ha atrasado todo. El Barça está atónito y las dos partes no quieren definir el futuro en caliente. Vienen semanas de reflexión, pero queda claro que la situación del entrenador ahora mismo es muy compleja.

Luis Enrique era consciente hace tiempo de la trascendencia de la eliminatoria con el PSG y, por eso, anunció al club que podrían hablar sobre su futuro justo después del partido de vuelta, a inicios de marzo. El entrenador quería serenidad dentro del vestuario y cero ruido en el entorno para disputar este doble partido ante los parisinos con las máximas garantías posibles. Luis Enrique acortaba plazos al comprender que el Barça no podía estar parado hasta finales de temporada, pero la decisión, en todo caso, nunca se haría pública hasta que el Barça finalizase todos sus compromisos oficiales. El encuentro pactado sería justo después del ocho de marzo para que las dos partes tuvieran margen de reacción en el caso de que Lucho no siguiera.

El futuro de Luis Enrique era y es una de las inquietudes de la entidad azulgrana. El entrenador comunicó durante la pretemporada que no pensaba hablar sobre su continuidad hasta el mes de mayo porque la preferencia era el equipo, pero en los últimos meses se han dado reuniones constantes en las que el club ha ido tomando el pulso sobre su continuidad. No estaba ni lejos, ni cerca de seguir, pero el técnico sí que dio síntomas de querer sentarse a hablar tras la eliminatoria ante el PSG en unas fechas idóneas para construir ya el nuevo proyecto deportivo.

El Barça siempre se ha sido partidario de la prorrogación del contrato de Luis Enrique, pero la abultada derrota en París le puede pasar factura. El Barça ha puesto al técnico en entredicho. Entiende que se ha ganado el crédito tras dos temporadas repletas de éxito, pero quieren saber cómo se encuentra el vestuario y la reacción deportiva que tendrá el equipo. Unas semanas de reflexión antes de tomar cartas en el asunto. Y eso es lo que sucederá, salvo que Luis Enrique fuerce el encuentro en el caso que diga que se va.

Es evidente que el 4-0 ante el PSG ha hecho sido un duro golpe en la imagen de Luis Enrique ante la afición azulgrana y han surgido todo tipo de rumores sobre su relación con los jugadores. Pero eso también ocurrió en su primera temporada y, finalmente, acabó ganando un triplete y renovando por dos años más. Hay mucha prudencia, pero el técnico ya no tiene la paella por el mango. Será el Barça el que determinará si antes no decide él que se va.

Share.

Leave A Reply