Fiatc superiorRadio marca header

Luis Enrique sin fondo de armario, Zidane con un buen jardín

0

Lucho ¿Qué le pasa al banquillo?

El FC Barcelona afronta un tramo de la temporada complicado por la exigencia del momento y el calendario: con partidos decisivos por los títulos domésticos (no hay margen de error) y con muy poco descanso entre compromisos (no hay respiro).

Todo ello está obligando a Luis Enrique a hacer rotaciones pero a hacerlas en cuenta-gotas: una demostración de la poca confianza que (nos) le genera el famoso y ruinoso fondo de armario azulgrana. Una patinada en liga, tal y como está el Madrid, sería casi sentenciar las opciones de luchar por el título. Un mal resultado en Copa también puede dejar fuera de la competición que mejor se le ha dado al Barça de Luis Enrique. Y todo parece indicar que el técnico asturiano sólo confía en «los de siempre» y sólo se atreve a hacer pequeñas variaciones entre algunos de sus jugadores: Mascherano vs Umtiti y las rotaciones del acompañante de Iniesta en el eje del medio del campo.

Masip y Aleix Vidal sentenciados, Rafinha y Rakitic sorprendentemente con pocos minutos, André Gomes que tampoco brilla, Paco Alcacer decepcionante, Arda Turan con un pie en China, los franceses Digne y Mathieu prácticamente testimoniales … Con todo esto, ¿Qué le queda Luis Enrique? Pues sólo le queda dar vacaciones (aire) el máximo de tiempo posible a sus jugadores importantes e intentar volver a ser efectivo en ataque para sentenciar los partidos y no desgastar a su once de gala hasta el minuto 90 (el otro día hizo los cambios casi en el descuento).

Toda esta desconfianza en su fondo de armario puede tener una doble repercusión negativa: con un vestuario desmotivado (poca competencia) y con un desgaste físico que provocaría ver una plantilla sin aire en el tramo final del curso. Por todo ello, es necesario reflexionar sobre los fichajes, la planificación deportiva y la relación existente entre cuerpo técnico y jugadores menos habituales. Ciertamente, Luis Enrique haría bien en dar más minutos a su fondo de armario. Sin continuidad, nada que demostrar.

El jardín de Zidane

Todo lo contrario ocurre en Madrid. En la capital, de momento, todo son alegrías en forma de resultados positivos (que no juego brillante) y todos los jugadores cuentan para Zidane.

Hasta 40 partidos consecutivos invictos es una barbaridad, es digno de elogio. Desde aquí: «¡¡¡Bravo Zidane!!!». Muchos hablarán del jardín de Zidane (me gusta el título) por eso de las continuas flores (marcando en descuento en muchos partidos). Y lo cierto es que las flores del jardín de Zidane no nacen de la «nada», no se mantienen con color «porque sí». Hay que regar todos los días para que el jardín se mantenga en vida y luzca y sorprenda semana tras semana. Y esto no se debe a la suerte. Esto se debe al trabajo, a la gestión del entrenador, el buen estado de forma de los jugadores. Una gestión que, entre muchas cosas positivas, destaca por tener un vestuario que aporta desde el primero (CR7) hasta el último jugador (Mariano).

Sí. Posiblemente algún día de estos llegará la derrota y se romperá la racha. Pero todo parece indicar que el jardín de Zidane, por lo bien cuidado, podría sobrevivir a una pequeña crisis de resultados (ya le pasó cuando superó la crisis de empates consecutivos en el inicio de campaña). Veremos si después de Sevilla (mereciendo perder) las flores vuelven mostrarse raramente débiles o si, por el contrario, dan un golpe sobre la mesa en Liga en uno de los desplazamientos más complicados del curso.

Share.

Leave A Reply