Fiatc superiorRadio marca header

Messi y Suárez conquitan el Ciutat. Piqué pone la guinda

0

El Levante había marcado en once de los catorce partidos que había jugado, hasta hoy, contra el Barça en terreno valenciano: el último había sido un estrepitoso 5 a 4. Y el Barça le ha vuelto a hacer con la manita para los de Orriols, pero hoy ha dejado la portería a cero (0-5). No era fácil por las obligaciones tácticas de un equipo diezmado por las bajas en defensa, pero, cuando ha hecho falta, Messi ha ejecutado a su rival con frialdad, asistiendo y después marcando, sin mostrarse especialmente luminoso pero sí, y era lo que hoy contaba, inapelable.

Con Sergi Roberto todavía en dique seco, unas molestias a la rodilla de Semedo, conocidas a última hora, han dejado al Barça sin lateral derecho. Valverde ha resuelto el dolor de cabeza con un sistema que no empleaba desde su segundo partido como azulgrana, una derrota contra el Real Madrid en el Bernabéu en la Supercopa: tres centrales, con Piqué, Lenglet y Vermaelen. La tercera titularidad consecutiva de Dembélé se podía interpretar como reconocimiento a la actuación del francés contra el Tottenham, pero en realidad era un encargo de riesgo máximo: el “Txingurri” lo ha situado de carrilero, con obligaciones defensivas y forzándolo a recorrer toda la banda. Busquets y Rakitic sostenían el medio del campo y Arturo Vidal tenía la misión de enlazar con Messi y Luis Suárez. Al conjunto granota le ha sorprendido la suplencia de Roger Martí, principal realizador local, autor de ocho goles a la Liga.

El Barça se ha mostrado lógicamente aturdido al inicio ante un Levante que ha disfrutado de la primera ocasión (un remate raído de Boateng parada con dificultades por Ter Stegen, en el minuto 4) explotando el punto más débil de la disposición con tres centrales: la espalda de los laterales, Alba en este caso. Los azulgranas han disimulado su incomodidad con un golpe de jefe de Vermaelen (9′) en un córner y un chut en conducción de Messi, desviado (10′). El árbitro González González ha acabado de dificultar la adaptación azulgrana enseñándole la tarjeta amarilla a Dembélé (17′) por una falta leve, la primera que cometía el galo. El Levante generaba inquietud por las bandas y con pases filtrados a la parcela de Vermaelen, pero el apoyo de los vigilantes Piqué y Lenglet evitaba que Boateng conectara. Tampoco, pero, generaba ningún peligro lo Barça, más allá de un lejano chut de falta de Messi, bastante centrado cómo porque Oier lo atrapara sin dificultades (26′).

Paradójicamente, el principal susto llevantinista ha llegado por el carril central: el exblaugrana Rochina ha encontrado Boateng (a pesar de que su pase ha rebotado, todavía fuera del área) a la mano derecha de Lenglet y el ganès, después de girar la pelota, ha chafado el cuero contra el larguero de Ter Stegen (33′). Por enésima vez, pero, Messi ha rescatado su equipo de sus peores minutos fabricando la jugada del primer gol del Barça: en un movimiento característico, ha arrastrado tres defensores locales en el interior del área y, cuando ha visto su vecino Suárez solo, le ha servido una pelota apetitosa que el uruguayo ha alojado a la escuadra (34′). Remarcable también la presión de Busquets y Rakitic, que han posibilitado la pérdida levantinista. La privilegiada lectura del juego del vallesano ha estado definitiva para fabricar el 0-2: Busquets ha interceptado un pase de Rochina y, en dos según, ha procesado un pase en el espacio para el argentino, que, ante Oier, ha materializado el primer gol con la derecha en los últimos tres meses. La brillantez azulgrana, así, ha estado inversamente proporcional a la eficacia de los de Valverde.

Y si lo muy trabajado equipo de Paco López tenía esperanzas de ver recompensado un partido digno, el Barça lo ha sentenciado solo empezar la segunda parte. Después de una recuperación en medio del campo, Suárez ha combinado con Jordi Alba y este ha servido su séptima asistencia de la temporada para Messi, que ha definido de primeras. Con el partido bajo control, Valverde ha probado otro arreglo táctico sustituyendo Vermaelen por Arthur y situando Rakitic de central. Los ranas, desatinados, han visto cómo Suárez ha estado a punto de replicar el doblete de Messi en dos ocasiones (54′ y 57′): el Barça xalava con los espacios que dejaba un Levante obligado a abrirse, y los ha sabido explotar para confirmar la goleada. Suárez, a la banda izquierda, ha dejado en evidencia su compatriota Cabacocon una sotana y, con el exterior del pie derecho, ha dibujado una centrada que Arturo Vidal ha transformado en asistencia a Messi (60′), porque el de Rosario rubricara su primero “hat-trick” a la presente Liga con su decimocuarto gol al campeonato. Al lado local, solo Borja Mayoral ha hecho lucir Ter Stegen.

Con el partido languideciendo, varias chispas de dureza local han estado a punto de romper la calma. Messi ha acabado el partido con un ojal a la rodilla, y Cabaco ha sido expulsado por una entrada nociva a Dembélé, sustituido por Denis Suárez (79′). El gallego ha evidenciado que continúa peleado con el gol a la Liga, a diferencia de Piqué, iniciador y finalizador de la jugada del 0-5, resuelta dentro del área después de una asistencia de Messi y un recorte seco (88′). El catalán ha firmado tantos goles esta temporada como los que hoy ha clavado lo Barça a Orriols: y Ter Stegen, respondiendo a un último chut de Prcic, se ha encargado que su equipo encadenara el tercer duelo de liga sin encajar el día en qué más dolores de cabeza podía tener en el aspecto táctico.

Share.

Leave A Reply