Fiatc superiorRadio marca header

Mourinho incendia la remontada del Madrid

0

La historia del Real Madrid está repleta de episodios destacables, pero en el desván de las heroicidades se guarda con mimo remontadas épicas relacionadas a futbolistas míticos. Eran otros tiempos. Esos en los que los futbolistas sentían el escudo y defendían la camiseta como si se tratara de sus propias vidas. Los Camacho, Pirri, Benito, Juanito o Santillana son perfiles de otro tiempo apoyados en un Santiago Bernabéu en el que la afición empuja con pasión.

El fútbol ahora es otra cosa, es marketing capaz de transformar el rudo blanco y negro en color a través de programa de ordenador que mueven las ilusiones de quienes están dispuestos a soñar con proezas imposibles. El Madrid ha utilizado su llegada mediática para hacer soñar a una afición dolida por el 4-1 de Dortmund. Todos menos Mourinho, que se ha negado a ceder su imagen para la campaña “nuestra fuerza eres tu”, ni lucir prendas y el escudo del club en su comparecencia de ayer ante los medios. Se le ve desquiciado. Quizá sea por tener ya sustituto, Ancelotti. No entiende que en el Real Madrid estén hartos de sus ‘hoy me voy mañana me quedo’.

A pesar de todo, a este Madrid no le va a faltar voluntad porque talento tiene para soñar con la remontada. Solo le falta un entrenador menos especulador y más valiente. Un técnico que como Molowny sepa confundirse con la tropa y ser tropa sin mirar por encima del hombro a nadie ni a nada. Unas características que no encajan en su perfil. Un técnico que tiene que ganar como el que más de la plantilla, que exige disciplina prusiana para anular al rival pero que no propone plan alguno para jugar al fútbol. De eso adolece este Madrid, de fútbol. Su mejor arma es la velocidad y la pegada y a ello deberá entregarse.

La remontada no pasa por Mourinho sino por la comunión público-jugador y por la autogestión de un grupo que se juramente por un objetivo imposible como ocurría antaño. Seguir las directrices del técnico portugués sería un suicidio a estas alturas de eliminatoria, porque pedirá prudencia cuando no cabe con un marcador tan adverso. Cabe disciplina táctica, defensa adelantada y asedio al rival intentando finalizar todos ataques.

Ambos equipos dispondrán de sus mejores armas para acometer la batalla, que comienza con ese 4-1 de ventaja para el equipo alemán. La única duda en el Borussia es el lateral polaco Piszczek, el encargado de tapar la banda que ocupa Cristiano. El portugués era la gran duda de los blancos, pero está recuperado aunque no al cien por cien. Klopp reservó a sus titulares este fin de semana en la Bundesliga, solo jugó Hummels, que necesitaba minutos al estar recién salido de una lesión. Los demás serán los mismos que ya han pintado la cara a los blancos en tres ocasiones esta temporada.

Mourinho devolverá a Ramos al eje de la defensa con Essien en la banda derecha. Pepe estará en el banquillo y no volverá a vivir pesadillas con Lewandowski. La otra duda es si el portugués dará entrada a Modric por Khedira para acompañar a Xabi y ganar en circulación del balón.

 

Fuente: www.sport.es

 

Share.

Leave A Reply