Fiatc superiorRadio marca header

Ni tan buenos, ni tan malos

0

El intercambio de rachas entre Madrid y Barcelona engaña a unos y a otros

La euforia se ha instalado en Can Barça. Sí, la misma que ha desaparecido de la capital blanca (esa euforia a tono de récord) ¿Qué ha pasado para que el optimismo se haya enfundado la camiseta del eterno rival? Simplemente que en dos días unos (Madrid) han pasado de ganarlo todo a no ganarlo. Lo que está claro es que si los de Zidane no hubieran roto su racha “otro gallo cantaría” y posiblemente en Barcelona, aunque se vayan recuperando sensaciones, no reinaría la euforia actual.

Una euforia, según mi opinión, exagerada. Cierto: el inicio de 2017 está sentando mejor a los azulgranas pero siendo realistas (a veces es lo mejor) hemos de tener en cuenta que el Madrid tan solo ha tropezado en Copa (lo quieran o no: título menor ¿no?) y ha perdido en un campo donde los grandes se pueden dejar puntos (Sevilla).  Y a todo ello: ¿a tan buen nivel está el Barça? Créanme, no.

Lo más curioso, por eso, no es solo lo que se dice en Barcelona, donde se cree que el Madrid “no ha jugado a nada” y ahora que no es efectivo… “es más lógico que pierda” (y no falta razón). Lo más curioso es lo que se dice (se comenta) en Madrid. Y es que en la capital, hace escasos días, Zidane no tenía detractor alguno y todos los jugadores (titulares y fondo de armario) estaban a un nivel “nunca visto”. Se hablaba de un Madrid “imparable”. Ahora, después de dos semanas complicadas, la crítica se ha instalado y ya son muchos los que señalan con el dedo a “un Zidane que se equivoca” y “unos jugadores (claves y reservas) que no merecen vestir la camiseta”.

Creo que la gran superioridad de Barça y Madrid en los últimos años se ha acentuado y eso provoca nervios al más mínimo pequeño síntoma de debilidad de ambos. Ligas de récord y Champions repartidas entre ambos clubes, una racha triunfal de azulgranas y blancos que ha instalado una exigencia de otro planeta en sus aficiones y famosos entornos.

Dicha exigencia hace que de un día para otro las portadas digan que “unos son muy buenos y los otros muy malos”. Quizás es divertido este juego y este intercambio de rachas (le da salsa al asunto). Pero ciertamente: ni unos son tan buenos (el Barça aún tiene mucho por demostrar) ni los otros son tan malos (la racha de 40 partidos invictos del Madrid no fue casualidad y detrás hay un gran trabajo que ha de seguir dando sus frutos).

Share.

Leave A Reply