Fiatc superiorRadio marca header

No es momento para «ismos»

0

El periodista de RAC1 Jordi Gràcia empezó su Ronda de ayer comentando la supuesta polémica que algunos están tratando de orquestar por el empate a dos del último partido liguero del Barça que permitió al Deportivo salvarse del descenso. Al respecto, y en lo que algunos ven como un pacto entre ambos equipos para que los gallegos se salvaran, Gràcia lo tuvo claro y coincidió con el resto de la mesa: “gastrotripletenteritis”. ¿Significado? Que el triplete blaugrana aún les produce ardores y no han sabido digerirlo.

Sobre la reaparición pública de Zubizarreta en el día de ayer y debatiendo la figura del ex director deportivo, Gràcia no creyó que el triplete deba encumbrar al vasco más de lo que realmente vale y demostró en el Barça, pero también reconoció que durante muchos meses Zubi fue el blanco de todos los golpes y que el tiempo ha demostrado que muchos de sus fichajes fueron acertados y han acabado cuajando en Barcelona. Vamos, que no es ‘Monchi’ pero indudablemente hizo mejor trabajo de lo que algunos vayan nunca a reconocer. Lejos de su balance, el contertulio celebró el silencio que ha sabido mantener el ex del Barça todo este tiempo y que en su retorno quisiera dejar claro que ni es ni quiere ser oportunista, es decir, formar parte del famoso “entorno”. Eso, sin duda, le honra.

El colaborador le dio la razón a Albert Lesan cuando el presentador hizo referencia a la doble moral de un Laporta que probablemente se presentará criticando el acuerdo con Qatar mientras “su” Marc Ingla volvió de China en su día asegurando tener un acuerdo con Pequín (acuerdo que desde el país asiático desmintieron y fruto de esa decepción, o sea de rebote, la idea de Unicef) y recordó que el otro día en la rúa nadie se quejaba ni ponía ninguna objeción a que el sponsor sea uno u otro.

Y es que la gente lo que quiere es que el Barça gane, pero para eso hay que tener a los mejores y si has de salir a buscarlos fuera de casa, habrá que poner más dinero sobre la mesa que el vecino. Así de sencillo y complejo al mismo tiempo. La política y la resolución de problemas y ausencia de democracias en el mundo es algo que les toca trabajarlo a otros, no al Barça. Además, Gràcia recordó que el nuevo y millonario acuerdo con Qatar no es vinculante y que no sólo la candidatura que gane las elecciones tendrá el poder de decidir si lo ejecuta o no sino que, si gana Bartomeu, ¡incluso preguntará a la Asamblea si se ratifica o no el acuerdo! Más democracia que esto, imposible…

En su “Me excita, me cabrea”, Jordi Gràcia se mostró excitado con la determinación y serenidad de Bartomeu en los casos de Alves y Luis Enrique, con la competencia que Aleix Vidal le pondrá al brasileño por vez primera en la posición del lateral derecho y con la flexibilidad y capacidad de aprender de Luis Enrique a lo largo del año. Por el contrario, se cabreó con el repentino encumbramiento a Zubizarreta sólo por el hecho de haber sabido mantenerse al margen tras su despido y con la indecisión de un Laporta que parece tener claro que se va a presentar a las elecciones pero que por algún extraño motivo no acaba de dar el paso y que necesita interpretar más encuestas antes de estar seguro de sus posibilidades.

Debatiendo sobre las elecciones, Gràcia pidió que sobretodo se dejen los “ismos” de lado y que cada proyecto presente sus ideas por cuenta propia, dejando de comparar y de mirar de reojo lo que cada uno aporta con lo que otros han aportado. Además, y hablando de la capacidad de cada candidatura de presentar los avales, el colaborador tuvo claro que Toni Freixa sabe que no tiene nada que hacer en estos comicios y que su intención no es otra que la de dejarse ver y escuchar de cara a las próximas elecciones. Vamos, tantear el terreno.

En cuanto a los favoritismos, el contertulio tuvo claro que será un mano a mano entre Bartomeu y Laporta y consideró que toda la ventaja que pudiera tener el último presidente debido al triplete y a su buena gestión durante el año se podría recortar en los debates y teniéndose que enfrentar a la buena dialéctica de Jan. Por lo tanto, incertidumbre y mucha emoción. ¡Ya les gustaría a los madridistas poder decir lo mismo!

Share.

Leave A Reply