Fiatc superiorRadio marca header

¡Qué fácil es atizar a Neymar!

0

El periodista de RAC1 Jordi Gràcia empezó su Ronda de anoche valorando la situación de un Iniesta que, a día de hoy, aún no está recuperado de unas molestias que le hacen ser duda para la final de la Champions. El contertulio coincidió con Alfredo en la probable presencia del centrocampista a poco que el trabajo de recuperación y físico ejercido sobre Andrés sea el correcto y recordó lo importante que es el de Fuentealbilla para el centro del campo blaugrana a día de hoy. Empezó el curso de una forma muy irregular, casi desubicado, pero su aportación en la actualidad está fuera de toda duda y es un fijo en las alineaciones de Luis Enrique. ¿Que se rompe durante el partido o no aguanta los 90 minutos? No importa, tenemos a un Xavi listo para darlo todo en su último partido como culé y acostumbrado a salir con el partido ya empezado.

Debatiendo las declaraciones del Juventino Chiellini y su cierto menosprecio al golazo de Messi el pasado sábado al asegurar que en Italia las defensas son mejores, Gràcia no compró la teoría de quienes aseguran que el fútbol italiano es más disciplinado y ordenado, y aseguró que Chiellini no dice eso porque en Italia sean tácticamente mejores sino porque los conceptos allí son un tanto prehistóricos: pasa el balón pero no pasa el defensa. Algo que, sumado a lo que cuesta muchas veces que los árbitros muestren tarjetas amarillas, podría hasta ser un planteamiento válido para aquellos que pretendan frenar las galopadas de Leo. Así pues, ojito con la final de Berlín y el posible juego duro de la Juve con los Messi y Neymar de turno.

Hablando del brasileño, el contertulio quiso comentar la polémica jugada de la final de la Copa, mostrando un evidente hartazgo con aquellos que se atreven a juzgar a Neymar y a tenerle en cuenta cosas que en otros futbolistas no pasarían de lo que realmente son: jugadas, lances del deporte, fútbol en definitiva. Gràcia consideró que la intención del atacante culé fue responder con espectáculo a la dureza recibida por parte de los vascos durante todo el partido, amén de ser una jugada muy típica del brasileño y acorde a su actitud y manera de entender el juego. ¿Pasaremos por alto las amarillas que el árbitro perdonó a algunos futbolistas del Athletic (capítulo aparte merece el “partidito” de Undiano Mallenco, arbitraje infame a más no poder) y montaremos un cirio por un recurso técnico que ningún reglamento prohíbe o sanciona? ¿¿Pero estamos locos??

En su “Me excita, me cabrea”, Gràcia mostró su excitación con el árbitro turco designado para la final de la Champions (un tipo que saca las tarjetas cuando son, no tras hacer la vista gorda varias veces como tristemente es habitual), con la renovación de Jordi Alba y con el poco entusiasmo de Sergio Ramos al ser preguntado por la llegada de Rafa Benítez . Por el contrario, expresó su mosqueo con la imposibilidad de los culés de fuera de España de ver la final europea del Barça de balonmano ya que ni el Plus ni TVE quiso comprar los derechos del partido. ¿Y estos son los autoproclamados defensores e impulsores del deporte español? Vamos bien…

Sobre la pitada al himno español en la final de la Copa del Rey y toda la polémica suscitada al respecto, Gràcia lo tuvo muy claro: se trata de un gesto democrático y que ningún sitio condena ni castiga, pero que a muchos les ha venido bien para llenar horas de tertulias (en las que, por supuesto, el triunfo del Barça en lo meramente deportivo pasó a un segundo e incluso tercer plano) y hasta para hacer política y campaña gracias a la supuesta busca y captura de quienes no respeten los símbolos patrióticos. El periodista tuvo claro que las caretas hace tiempo que todo el mundo se las quitó, siendo muy evidentes las diferencias entre los realmente partidarios de la libertad de expresión y los que, por creencia o por conveniencia, demuestran con su actitud no acabar de entender el mundo en el que vivimos, en el que silbar un tono musical durante 30 segundos no es sólo legal sino lo que menos debería preocuparles de todo lo malo que pasa en su país, el que tanto aman y dicen defender.

Share.

Leave A Reply