Fiatc superiorRadio marca header

¿Quién no quería la final en Barcelona?

0

El ex futbolista del Dream Team, Julio Salinas, empezó su colaboración en el debate de anoche hablando del aspecto más social de la Copa del Rey. El contertulio no olvidó a quienes tenían miedo de los supuestos inconvenientes de jugar la final en casa y celebró que al final se impusiera la lógica y la cita fuera un éxito tanto en el aspecto deportivo como en el social. Y es que la ciudad se llenó de vida, los comercios, terrazas y bares estuvieron a reventar durante dos días y el ambiente futbolero inundó las calles y zonas más céntricas de la capital catalana. Tras semejante experiencia, ¿¡de veras los había que hubieran preferido desplazarse hasta otro punto del país!?

Ya entrando de lleno en el debate futbolístico, Salinas tuvo que empezar hablando de Leo Messi y su golazo. El colaborador demostró con su forma de expresarse estar aún alucinando con lo visto el sábado, creyó que el gol “maradoniano” del argentino ante el Getafe fue ligeramente más espectacular pero consideró también que el anotado ante el Athletic Club, por ser en una final, merece más crédito y admiración (más aún si cabe que el marcado al conjunto madrileño, otro gol que quedará para la historia). El ex jugador explicó la jugada paso a paso, detallando el porqué resulta absurdo tratar de marcar a Leo individualmente y las capacidades del argentino que le permiten zafarse de tantos rivales en tan poco espacio.

Tras ver las “inspiradas” reacciones de la ‘caverna’ a la pitada al himno nacional sucedida en el Camp Nou, Salinas quiso empezar su intervención criticando a Frédéric Hermel y su visión retrógrada y cerrada de lo que es España, un país de autonomías con formas de ser muy diversas y donde homogeneizar los sentimientos de toda la población es algo sencillamente imposible (realidad que el francés parece desconocer totalmente). Además, el vasco recordó que el acto de pitar lo único que demuestra es rechazo o disconformidad con algo; no es ningún ataque ni nada que implique ganas de empezar conflicto alguno, pese a las lecturas interesadas que muchos están haciendo de lo sucedido.

Debatiendo la polémica ‘lambretta’ de Neymar en los instantes finales del choque del sábado, el colaborador entendió por una parte el cabreo que sobre el césped y con la pulsaciones a tope pudieron sentir los jugadores vascos con el detalle de calidad del brasileño a escasos minutos de terminar el partido, pero por otro lado y como futbolista, defendió y apoyó a ‘Ney’ en su fútbol y en el derecho del atacante de intentar rebasar a los defensas con sus recursos y habilidades. Y bien que pudo, pues hubo que hacerle falta (no señalada) para frenar su internada en el área. En definitiva, una jugada que desde el momento en que se ejecuta está condenada a la polémica pero cuya trascendencia por parte de los protagonistas, los jugadores, no debería sobrepasar el tiempo y espacio que duró el partido de fútbol. Formó parte del juego y en el rectángulo debería quedarse.

Share.

Leave A Reply