Fiatc superiorRadio marca header

Repasillo del Barça en el Clásico

0

No se realizó el pasillo previo al encuentro, pero sí después. El Barça hizo el pasillo hacia la Liga tras dar un golpe casi mortal al Real Madrid en su propio campo ganando el Clásico por 0-3 y colocándose a 14 puntos de los blancos. Los azulgrana consiguieron controlar una primera parte en la que el Madrid fue superior -pese a que las ocasiones más claras fueron dePaulinho , a excepción de un remate al palo de Benzema– . Eso sí, tras el descanso, el Barça se destapó para dejar casi sentenciado el título de Liga. Los de Valverde se activaron con el juego después de que conectaranMessi e Iniesta y Suárez, el propio Messi , de penalti, y Aleix Vidal, en el último minuto, firmaran la goleada en el Bernabéu, justo antes de las Navidades.

Una muestra más del enorme respeto de Zidane por Leo Messi llegó con su alineación. El técnico madridista decidió repetir el once que tan bien le funcionó en la Supercopa de España el pasado verano y sentó en el banquillo a Isco para que fuera Kovacic quien ocupara su sitio y estuviera más pendiente de tapar a Leo.

El Madrid sabía de la trascendencia del encuentro  y Zidane no estaba dispuesto, de entrada, a dar ventajas a los azulgrana. De inicio, la apuesta del técnico merengue no le salió mal. El Madrid ahogó al Barça con una presión alta. Modric lideró a los blancos, buscando siempre las internadas de Marcelo por la izquierda y las llegadas de Cristiano. Los blancos también trataron de aprovecharse en la primera parte que el sol daba directamente a la cara a Ter Stegen y los centrales, pero ni con esas fueron capaces de irse al descanso con el marcador a favor.

A los 10 minutos, Cristiano tuvo una ocasión clarísima para adelantar a su equipo, pero el portugués hizo un error  monumental y no consiguió rematar el balón que le había servido en bandeja Kross.

Fuera de su alcance, el Barça siguió a su ritmo, cedió el juego a Messi y esperó su momento para atestar el golpe sobre la portería de Navas, sabedor de que quien debía arriesgar para no perder opciones en la Liga era el Madrid.

Ocho minutos después de la pifia de Cristiano, el Barça replicó con una llegada de Paulinho, que centró dentro raso dentro del área pero no encontró rematador. El brasileño, que jugaba su primer Clásico de azulgrana, fue el arma más peligrosa del Barça en la primera mitad. A los 30 minutos, Paulinho obligó a Navas a poner una mano milagrosa, que evitó el 0-1.

El internacional de la canarinha recibió dentro del área una asistencia de Messi en profundidad y tal y como le llegó el balón remató, obligando a Navas a lucirse.

En la misma jugada, Piqué acabó derribado dentro del área del Madrid después de que Carvajal le pisara el tobillo, pero el árbitro no señaló penalti.

Y del posible gol de Paulinho y el penalti no pitado a Piqué, se pasó a la ocasión más clara del Madrid. Esta vez fue Ter Stegen quien se lució. El alemán, uno de los sostenes del equipo esta temporada, sacó la pierna para que el remate de Cristiano se marchara a córner. Solo tres minutos después, el Madrid la volvió a tener, ahora con un remate de Benzema. El partido entró en una fase de ida y vuelta, y Paulinho volvió a llevar el peligro a la portería de Navas. En esta ocasión, el brasileño remató de cabeza un centro de Messi, después de la mejor triangulación azulgrana hasta entonces, entre Alba, Iniesta y Leo,y obligó a Navas a desviar otra vez a córner con su estirada.

Solo tres minutos después, Benzema gozó de la ocasión más clara del Madrid. El francés, que acabó pitado por la grada, remató de cabeza al palo un centro desde la izquierda de Marcelo, que en la primera mitad superó a Sergi Roberto.

Si en la primera parte el Madrid logró llevar el peso de partido con su alta presión y el marcaje a Messi, la segunda resultó un festival completo del Barça.

Luis Suárez, hasta entonces más luchador que intimidador, consiguió desequilibrar la balanza. El uruguayo remató con centro desde la derecha de Sergi Roberto, tras una jugada que inició Rakitic, que sin encontrar ningún rival porque Kovacic estaba más pendiente de Leo que de él, condujo hasta el balcón del área hasta que cedió al canterano y éste centró para que Suárez rematar a placer.

Con el gol, el Barça se vino arriba, dispuesto a sentenciar el partido y, salvo sorpresa, la Liga. Messi acabó transformando un penalti en el 64 para marcar el 0-2, después de una jugada de interminables ocasiones para el Barça. Primero Suárez y en el rebote fue Paulinho quien remató en una primera instancia, obligando a Carvajal a tocar el balón con las manos para que no entrara y el propio Paulinho remató a gol el rechace. El árbitro, sin embargo, decidió pitar el penalti y expulsar a Carvajal por sus manos. Leo, después de fallar uno ante el Deportivo, esta vez no perdonó y marcó para silenciar al Bernabéu.

De nuevo, como el pasado 24 de abril, Messi celebró con orgullo su tanto. Pese a que Zidane trató de arreglar el desaguisado blanco dando entrada a Bale y Asensio, de nuevo volvió a toparse con un Ter Stegen estelar. Aleix Vidal, que entró casi al final por Iniesta, firmó el 0-3 con un remate desde la frontal que Navas no logró bloquear. 0-3 y el Barça finaliza el año de la mejor manera.

Share.

Leave A Reply