Fiatc superiorRadio marca header

Segunda remontada para el Espanyol

0

El Espanyol juega este jueves ante el Deportivo, en Cornellà-El Prat, una final en mayúsculas, un partido vital en el que no cabe otro resultado que la victoria para el conjunto catalán.

El Depor, colista de la Liga con 12 puntos (los mismos que el equipo perico), podría ser la víctima propicia para que el Espanyol inicie la anhelada remontada y logre salir cuanto antes de la zona de descenso.

No sería la primera vez que el conjunto gallego se convierte en el trampolín de una resurrección blanquiazul. Hace 3 años, se dio un escenario similar.

En la temporada 2008-09, la del milagro de la mano de Mauricio Pochettino, un triunfo sobre el Deportivo, jugando también el Espanyol como local, dio origen a una brillante racha de resultados que catapultaron al conjunto blanquiazul a huir de la zona de descenso y asegurar la salvación matemática a una jornada del final del campeonato.

Corría el 5 de abril de 2009, cuando el Espanyol recibía al Deportivo en Montjuïc, hundido en el farolillo rojo de la clasificación. La situación era más que crítica y muy pocos, por no decir casi nadie, daba un duro por la salvación de aquel Espanyol. Tras caer en Pamplona, Pochettino hizo un stage en Navata y a su regreso, el Depor.

Aquel día se venció por 3-1, con goles de Iván Alonso, De la Peña y Rufete. Y a raíz de ese triunfo, el Espanyol encadenó seis partidos sin conocer la derrota: cinco triunfos y un empate, 16 puntos que cimentaron la escalada de los de Pochettino.

Los pericos pasaron en apenas un mes, de ser colistas a ocupar la décimo cuarta posición en la clasificación, poniendo tierra de por medio con el descenso.

Tras ganar al Depor, empataron en Soria contra el Numancia (0-0), vencieron al Racing (1-0), al Betis (2-0) y al Valencia (3-0) en Montjuïc, y a domicilio arañaron un 0-3 del Molinón, ante el Sporting.

Muchas similitudes se adivinan entre aquella situación del mes de abril de 2009 y la actual. Es cierto que el escenario no es tan delicado ni agonizante como lo era en aquella primavera, pues a aquel Espanyol le quedaba poco margen para lograr el milagro.

Ahora todavía hay tiempo, sí. Pero el Espanyol está obligado, para empezar, a ganar al Depor para hacer bueno el aplaudido punto del Bernabéu y lo más importante, dejar en la cuneta a un rival en la lucha por la salvación.

No puede despistarse el Espanyol y urge dar continuidad a las buenas sensaciones de Madrid. Antes de que se acabe la primera vuelta, llega el Depor y el Celta a feudo perico y se visita el Camp Nou.

El partido ante el Deportivo, como ya lo fue hace tres años, debe ser la espoleta del resurgir perico, la primera piedra del camino para certificar la permanencia.

 

Fuente: www.mundodeportivo.com

Share.

Leave A Reply