Fiatc superiorRadio marca header

Tres años de cárcel por lanzar bengalas contra aficionados del Espanyol

0

En la sentencia, la titular del juzgado de lo penal número 1 de Barcelona impone también a los tres condenados, los hermanos Guillem y Alex Caparrós y Marc Martí, la prohibición de acudir a espectáculos deportivos durante cuatro años.

Por el contrario, la magistrada absuelve a los otros dos aficionados azulgrana acusados -que en su día también fueron detenidos por los Mossos d’Esquadra y llegaron a estar un mes y medio en prisión provisional-, al no acreditarse que también arrojaran bengalas, pese a que estaban en la misma «jaula» donde se ubicaban los seguidores radicales del FC Barcelona.

Los hechos, que provocaron una gran polémica sobre las medidas de seguridad adoptadas por los Mossos d’Esquadra y la seguridad privada del equipo blanquiazul, ocurrieron el 27 de septiembre de 2008, mediada la segunda parte del derby que se disputaba en el Estadi Olímpic Lluís Companys de Barcelona, donde jugaba el Espanyol antes de que se inaugurara su nuevo estadio de Cornellà/El Prat.

Hacia el minuto 65 de partido, desde la «jaula» donde permanecían aislados los aficionados radicales del FC Barcelona se arrojaron varias bengalas hacia un graderío inferior, ocupada por seguidores del Espanyol.

Según el fallo, esta situación provocó un «estallido de violencia» entre algunos seguidores periquitos, que intentaron acceder al terreno de juego, tras romper la barrera de protección y superar el servicio de seguridad privada del estadio, para dirigirse parte de ellos donde se encontraban los radicales azulgrana, lo que obligó a suspender el partido unos diez minutos.

Cinco minutos después de que se pudiera reiniciar el encuentro, los acusados volvieron a arrojar nuevas bengalas, como también hicieron otros aficionados, que no han podido ser identificados.

Además de la situación de caos y pánico generada, las bengalas causaron lesiones a un padre y a su hijo, que sufrieron quemaduras en la mano y una contusión en una rodilla, así como de un tercer aficionado, que sufrió una contusión que quemaduras en una oreja.

Los tres condenados pudieron ser identificados gracias a las cámaras de seguridad, aunque en el fallo se remarca que no se ha podido probar que pertenezcan a ninguna asociación de aficionados radicales azulgrana, pese a que en su día los Mossos d’Esquadra sostuvieron que eran miembros de los ‘Boixos Nois’.

Los hermanos Caparrós, según el fallo, lograron introducir las bengalas ocultas en una mochila, lo que en su día originó una gran polémica política, hasta el punto que el entonces conseller de Interior, Joan Saura, tuvo que admitir públicamente que hubo aspectos del dispositivo de seguridad que «se habrían podido mejorar».

En la sentencia, la magistrada condena a estos tres acusados por un delito de desórdenes públicos y faltas de lesiones porque entiende que su conducta supuso la «alteración de la paz pública, entendida como el derecho del resto de espectadores a disfrutar con seguridad de un espectáculo público como es el fútbol».

Además, remarca que el pánico desatado por el lanzamiento de bengalas, ante el temor de los aficionados de recibir un golpe en la cabeza con un objeto contundente o sufrir quemaduras, pudo originar una situación de caos en la que se produjeran avalanchas.

 

Fuente: www.sport.es

 

Share.

Leave A Reply