Fiatc superiorRadio marca header

Un empate con sabor a victoria

0

Visitar escenarios en los que se han vivido experiencias traumáticas no es agradable. El Allianz Stadium se convirtió la temporada pasada en uno de esos lugares. Un coliseo del que el Barça salió vapuleado hace apenas 9 meses y que debía volver a pisar para certificar su acceso a los octavos de final de la actual edición de Champions.

Claro está que ni Juventus ni FC Barcelona son los mismos equipos que en aquella ocasión. El conjunto “bianconero” ha perdido una de sus mayores virtudes, la fortaleza defensiva. Tan solo ha mantenido su marco imbatido en 8 de los 18 partidos que ha disputado en la presente temporada, algo que contrasta con las cifras más favorables de la campaña anterior. El Barça por su parte se ha convertido en un bloque de hormigón. Alejado del virtuosismo del que presumía hasta hace poco como seña de identidad. Pero fortalecido por una consistencia de la que carecía y que en la actualidad se traduce en victorias y por lo tanto en puntos.

Tan solo hay que comparar ambos encuentros. El del pasado mes de abril y el de ayer. El 3 a 0 se gestó ante un Barça pasivo, desdibujado en ataque y aletargado en defensa. Capaz de dejar rematar a Dybala al borde del área pequeña para firmar el 1 a 0 a los pocos minutos del inicio. Anoche en cambio los italianos se las vieron y se las desearon para crear peligro en el marco de Ter Stegen. Y es que las fisuras en el esquema defensivo de Valverde no existen. Y es ahí donde radica el éxito actual de este equipo.

El Barça sumó un valioso empate en terreno hostil que sabe a victoria. Y no solo porque clasifica matemáticamente a los azulgranas como primeros de grupo. Sabe a triunfo porque se logró empatar en campo de la “Juve” dándole descanso a Leo Messi. Y también por la imagen de seguridad y de bloque homogéneo que ha dado el equipo. Nos deja un buen sabor de boca porque una vez más el equipo barcelonista ha sido capaz de dejar su portería a cero. Y esta vez ante un rival de primera fila. En definitiva un magnífico resultado que todavía adquiere más valor teniendo en cuenta los puntos mencionados.

Este marcador permite dejar la Champions apartada hasta el próximo mes de febrero. Vía libre para pensar en la Liga desde ya y en la Copa cuando llegue el momento. Centrarnos en mantener las distancias con los inmediatos perseguidores o, porque no, en incrementarlas. Valverde es un fiel seguidor del paso a paso. Una filosofía que nos lleva a pensar desde hoy en el crucial partido del domingo en Mestalla. Y digo crucial porque, a pesar de encontrarnos en el mes de noviembre, ganar en el estadio valencianista puede ser un puñetazo sobre la mesa de aquellos que se escuchan en Madrid. Llegar a este choque con un empate que sabe a victoria es un buen comienzo.

Share.

Leave A Reply