Fiatc superiorRadio marca header

Una victoria que no maquilla la mala imagen

0

neymar-empato-partido-falta-minutos-del-final-1415465176126

El Barça consiguió tres puntos balsámicos en Almería con una victoria (1-2) que permite a los azulgranas no descolgarse de los primeros puestos de la clasificación pero que no sirve para borrar la mala imagen exhibida por el equipo en los últimos encuentros. El Almería estuvo a punto de sorprender al conjunto azulgrana con un gol en la primera parte. Sin embargo, la salida de Luis Suárez (autor de dos asistencias) en la segunda mitad cambió el rumbo del partido e impulsó al equipo hacia la victoria. Un día más, los palos volvieron a cruzarse en el camino hacia el récord de Zarra de Messi.

Luis Enrique revolucionó el once inicial para tratar de romper la negativa dinámica liguera del equipo, después de las derrotas en el Bernabéu y ante el Celta, pero estuvo a punto de obtener el efecto contrario. El asturiano dejó en el banquillo a Alves, Piqué (por tercer partido consecutivo), Xavi, Neymar y Luis Suárez. ¿Revolución o exceso de confianza ante un rival que el propio técnico había considerado “teóricamente asequible”? La primera parte del encuentro pareció responder por sí sola la pregunta.

Durante más de 70 minutos, el Barça fue incapaz de superar a un Almería muy bien cerrado, que incluso llegó a tomar las riendas en ataque y obligar al Barça a entregarse al contragolpe. El equipo de Luis Enrique apenas disparó a portería en toda la primera mitad. Un remate de cabeza de Leo Messi al larguero (27’), precedido de un remate de Rakitic que sacó el portero fueron prácticamente las únicas ocasiones claras del conjunto azulgrana.

Sin embargo, la velocidad de Thievy sacó los colores a la defensa del Barça en más de una ocasión, hasta que llegó el gol del Almería, a falta de diez minutos para el descanso. La jugada del gol fue una alegoría del momento que vive el Barcelona. Messi perdió el balón en la zona de tres cuartos, Busquets no llegó a la presión para abortar la jugada de ataque y Soriano aprovechó la ventaja para enviar el balón a Thievy quien solo necesitó dos toques para irse en velocidad de Bartra y Mascherano y batir con un chut raso y ajustado a Claudio Bravo.

El gol minó la moral azulgrana que se dejó llevar por el desconcierto, protagonizando una de las peores primeras partes que se le recuerdan al equipo en mucho tiempo.

En el descanso, Luis Enrique trató de solventar por la vía rápida la falta de profundidad y gol del equipo y dio entrada a Luis Suárez y Neymar, en detrimento de Pedro y Munir, incapaces de generar peligro en la primera mitad. No obstante, las dificultades no remitieron. La velocidad de los jugadores de ataque del Almería seguían haciendo saltar las alarmas en el área azulgrana, mientras que el Barça era capaz de trenzar una jugada que pasara de la zona de tres cuartos.

Al conjunto catalán le costó quince minutos de la segunda mitad para disparar a puerta. Fue Luis Suárez quien provó una volea lateral (60’) a la salida de un córner que, como le ocurrió a Messi en la primera mitad, se estrelló en la madera.

El equipo estaba falto de control y urgía recuperar el tempo del partido, cuando Luis Enrique dio entrada a Xavi por Busquets (66’). Sin embargo, la sorpresa fue la colocación del egarense sobre el terreno de juego, puesto que en lugar de situarlo en la zona de creación, el asturiano le indicó que retrasara su posición.

El Barça seguía contra las cuerdas cuando una jugada aislada de Luis Suárez y Neymar permitió empatar el partido y dar esperanzas a los azulgranas. Suárez se hizo con un balón dentro del área y con gran habilidad logró colgarla a la frontal de la pequeña donde esperaba Neymar. El brasileño logró rematar de primeras, enviando el balón al fondo de la red (72’), con la ayuda del rebote en un defensa.

El gol fue balsámico para la moral del equipo. Luis Suárez se echó el equipo a las espaldas y volvió a la carga con un disparo cruzado que salió rozando el poste de la portería de Rubén. También Leo Messi se impregnó del carácter del uruguayo y volvió a intentar romper con el gafe que arrastra desde que tiene a tiro el récord de Zarra. El argentino aprovechó un pase atrás de Suárez para rematar de cabeza, pero la mala suerte se volvió a cruzar en su camino, enviando el balón de nuevo al larguero.

El segundo gol se le negaba al Barça, pero el equipo había dejado atrás la ofuscación del resto de partido hasta que, de nuevo, Luis Suárez desencalló el marcador con una asistencia sobre Jordi Alba, que solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red, a falta de diez minutos del final.

El 1-2 acabó de hundir al Almería, que ya había empezado a pagar el esfuerzo físico de los primeros 70 minutos de partido. El Barça salió con la victoria y con la evidencia de que hace falta mejorar mucho para llegar a final de temporada con opciones en todas las competiciones.

____

Fuente: www.sport.es

Share.

Leave A Reply