Fiatc superiorRadio marca header

Uno cobra lo que merece… y lo que negocia

0

Por si no tuvimos suficiente culebrón el pasado verano con la marcha de Leo Messi del FC Barcelona, se vuelve a la carga en los medios de comunicación por motivos extradeportivos; marcha que acabo en susto para la hinchada culé, aunque sin esperar el desenlace del club en los meses que le seguirían.

Muchos aficionados han puesto el grito en el cielo al conocer (nadie suponía que los últimos cuatro años de su carrera deportiva en el club de la ciudad condal suponían un acuerdo por valor de 555.237.619€ (alguno se tranquilizará sabiendo que el jugador no conseguirá la cifra total potencial de su contrato, aunque si alcanza una cifra superior a los 511,5 millones de Euros; tranquilos).

Y el debate arranca cuando nos planteamos si Leo Messi debe cobrar o no la mencionada cantidad. Si tenemos en cuenta que el jugador reporta a las arcas del club entre 130 y 200 millones de Euros por temporada (de ellos, solamente en camisetas el club vende la nada desdeñable cifra de 2 millones con la estampación de Messi), al cabo de las cuatro temporadas que abarca el contrato, la cifra está más que cubierta. El problema nace cuando nadie avisó a los señores dirigentes del club que esas concesiones no podían ser asumidas, y menos todavía avisarles que llegaría a nuestro país una pandemia que limitaría de forma importante los ingresos de los clubes.

No nos engañemos en pensar que Leo Messi se ha pasado de frenada exigiendo este contrato (el jugador genera un retorno muy superior al que le cuesta al club; y, en cualquier caso, como cualquier persona tiene el derecho a negociar lo que mejor convenga a sus intereses profesionales). El problema radica en unos dirigentes que aceptan un contrato que saben que es muy difícil soportar en situación normal, y mucho más con la crisis pandémica en la que nos hemos instalado, y deportiva por lo que parece ser.

Y cuando ello acontece, tan fácil o tan difícil como dejar la situación al nuevo presidente que surja de las elecciones (probablemente difícil, ya que la situación que heredará no será fácil gestionar y reencaminar).

Ramon Robert @RamonRobert1971

Share.

Leave A Reply