Fiatc superiorRadio marca header

Unzué estaría dispuesto a afrontar el nuevo reto

0

Estos últimos días se ha c0mentado mucho que Juan Carlos Unzué podría ser el relevo natural de Luis Enrique y la opción está ganando fuerza, él está entusiasmado con suplir a Luis Enrique en el banquillo del Barça. De hecho siempre lo ha sido, pero a día de hoy el pamplonés no solo sueña, sino que también desea en que la entidad azulgrana valore su figura y le conceda la oportunidad.

El entrenador se ve con energías para afrontar esta etapa e incluso ha manifestado a las personas más allegadas que no ser el escogido sería decepcionante. Humilde como siempre y a la vez objetivo,
Unzué no se siente superior a nadie pero tampoco oculta lo que parece una evidencia: de entre todos los aspirantes, es quien más se ajusta a lo que busca el club. Juan Carlos sabe que asumir en primera persona la responsabilidad de llevar las riendas del vestuario azulgrana implica un cambio de mentalidad. Pero no una transformación, pues dejar de ser él mismo significaría estar condenados al desastre. Quienes le conocen saben que es un hombre con personalidad suficiente como para no tener necesidad de demostrar constantemente su autoridad.

Unzué, es una persona diplomática y amante del diálogo, es de los que actúa cuando es necesario y no de cara a la galería y entiende que la mejor manera de ganarse el respeto de los jugadores es con hechos y no con palabras. Luego, evidentemente, los resultados marcan el devenir.
Administrar una plantilla de primera categoría requiere cada vez más psicología, pero sin restar importancia a los conocimientos tácticos. Y más tratándose del Barça.

En ese aspecto, Unzué ha podido tocar diferentes teclas con el transcurso de los diferentes entrenadores con los que ha trabajado y ha adquirido ideas, de Guardiola primero y Luis Enrique después, los dos únicos técnicos de la historia del club azulgrana capaces de conseguir el triplete. La gran trayectoria  del navarro certifica la continuidad en cuanto a la base futbolística, pero Juan Carlos se quiere aportar  su estilo personal en el equipo. Sin ir más lejos, el técnico considera obligatorias las rotaciones pero es más partidario de aplicarlas del centro del campo hacia arriba, pues trata de construir una defensa sólida a través de la continuidad.
Uno de los puntos en los que el navarro considera que más ha evolucionado es en la lectura de los partidos. No en vídeo, sino durante el juego.  Unzué se ve más cómodo a la hora de interpretar qué está pasando y qué puede necesitar el equipo para mejorar sus condiciones sobre el césped. Desde que Luis Enrique entrena al Barça, de hecho, es habitual ver al asturiano hablando con Unzué antes de realizar una u otra variación.

La última palabra la tiene el club, aunque sabe que Unzué puede estar capacitado de sobras para hacer frente a este reto ilusionante.

Share.

Leave A Reply